La CEOE prefiere marginar al Gobierno de un futuro pacto social

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) prefiere un acuerdo sobre negociación colectiva para 1983 sin la presencia del Gobierno, según manifestó ayer José María Cuevas, secretario general de la organización patronal en una reunión con la Agrupación de Periodistas de Información Laboral (APIL). De acuerdo con las impresiones de Cuevas, el Acuerdo Nacional sobre Empleo (ANE) no sirve para la negociación colectiva y los deseos expresados por el ministro de Trabajo en París sobre continuar la política iniciada con el ANE, responde más a la idea de "buen vendedor de ilusiones" que a la realidad. El fracaso del ANE se produce por la incoherencia entre los objetivos del acuerdo y la política económica del Gobierno.

El secretario general de la CEOE, que estuvo acompañado por Diego de Pedroso, Fabián Márquez y Julio Sánchez Fierro, afirmó que el ANE tuvo un objetivo político que es el que se ha trasladado a la negociación colectiva, explicándose así la escalada de conflictividad registrada en las distintas negociaciones. 'Los sindicatos", dijo Cuevas, están considerando al ANE como política de empleo y traspasando estos objetivos a los convenios". En este sentido, Fabián Márquez matizó que se trataba de un error de los sindicatos el presentar la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores a cambio de la creación de empleo. "Esto no se puede llevar a los convenios porque nadie puede adquirir compromisos a este respecto".Para la CEOE las declaraciones del ministro de Trabajo -al que calificó de "un buen vendedor de ilusiones, como es su obligación"- realizadas en la reunión de los ministros de Trabajo de la OCDE en París, respecto a la posibilidad de prorrogar el ANE, no responden a la realidad. "Es arriesgado y prematuro que el Gobierno se incline por esta vía". A juzgar por los datos aportados por la organización empresarial, el ANE ha aportado a la negociación colectiva una importante carga de conflictividad y es necesario plantearse para 1983 un pacto sin la presencia del Gobierno. Pacto que debería hacerse a un plazo mayor incluso que el AMI.

A juicio de los representantes empresariales se da una incoherencia entre la política económica del Gobierno y los objetivos del ANE. "Nuestro modelo de sociedad", indicaron, "no permite políticas de creación de empleo basadas en las premisas en que está basado el ANE. Ello es posible hacerlo, pero no aquí". El Gobierno está empleando una táctica maniquea -"dicho con cariño"- respecto al ANE, según la CEOE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS