Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Clausurado el V Congreso de Alianza Popular

Fraga desea una coalición con UCD y todas las fuerzas conservadoras para frenar al PSOE en las próximas elecciones

El V congreso de Alianza Popular finalizó el pasado domingo con la reelección de Manuel Fraga como presidente y Jorge Verstrynge como secretario general, junto con un equipo de dirección en que apenas hay variaciones significativas respecto al anterior, salvo la ausencia voluntaria de Félix Pastor. En su discurso de clausura, Fraga dijo que "los próximos meses están cargados de desafíos y de decisiones importantes para España", y enumeró a continuación las elecciones andaluzas, los comicios generales y las elecciones municipales, seguidas de las provinciales. Para Fraga, todos ellos son . compromisos a corto plazo" en los que AP se va a jugar mucho, pues un vuelco electoral hacia el socialismo, "aunque sea descafeinado", sería trascendental para España.

Manuel Fraga volvió a repetir por enésima vez el pasado domingo, después de ser reelegido presidente de Alianza Popular (AP), en el discurso de clausura del V Congreso de su partido, la necesidad de formar la mayoría natural (pacto UCD-AP). Considera, según manifestó ayer en tina conferencia de Prensa, que ambos partidos deben ir en coalición a las próximas elecciones generales. "Quien piense que se recogen más votos concurriendo los partidos que no son de izquierdas por separado, es que no tiene ni idea del sentir del electorado", fueron sus palabras.Esta mayoría natural ya no estaría integrada tan sólo por los dos partidos citados, sino también por el que piensa crear el tránsfuga centrista Miguel Herrero de Miñón, como complemento a la operación política trazada entre ambos para lograr la unión de todas las fuerzas conservadoras frente al avance del socialismo.

El resultado de las elecciones andaluzas es esperado con gran expectación en el partido de Manuel Fraga, ya que los aliancistas consideran que, si AP logra superar a UCD en el Parlamento de Andalucía, este hecho "significará", según Fraga, "un gran paso adelante para formar la mayoría natural".

En el mencionado discurso de clausura, Fraga reiteró que la mayoría natural es "un objetivo fundamental en esta hora de España, en la que", dijo, "no podemos seguir siendo gobernados por una minoría ni exponernos a un vuelco como el que está arruinando Francia". Fraga, si bien recordó a los 2.500 compromisarios que acudieron al V Congreso que el Gobierno de UCD era el responsable de la inflación, del crecimiento negativo de la economía, del paro y de la inseguridad ciudadana, se mostró conciliador respecto a la manera de lograr esa mayoría natural. "Este no es un planteamiento inflexible, ni mucho menos intransigente", señaló.

"Entre todos tenemos que buscar las fórmulas adecuadas para encontrar el camino que lo haga posible. Nosotros estamos dispuestos a toda negociación, a toda solución posible para terminar con este tejer y destejer gobiernos, este tejer y destejer grupos parlamentarios, mientras las encuestas reflejan el avance del PSOE". Fraga recordó a los compromisarios la contradicción que significa para los socialistas tener un programa ideológico y "no atreverse a aplicarlo. Ahí está su miedo a las nacionalizacione?,dijo.

Ataques al partido centrista

Sin embargo, la gran mayoría de oradores que intervino en el V Congreso emplearon palabras muy duras para referirse a UCD. Alvaro Lapuerta, en su apasionado ataque a los centristas, llegó a decir que éstbs se habían quedado en el Congreso de los Diputados con 51 escaños, cuando en realidad UCD cuenta con 151. Pese a ello, el público, muy receptivo a las descalificaciones de los centristas, aplaudió largamente al orador. En la conferencia de Prensa de ayer, Fraga resolvió la contradicción que supone atacar constantemente a un partido con el que se desea pactar, diciendo que "los fallos de este Gobierno no pueden ocultarse, a la gente no se la puede engañar y, en política, tampoco es cuestión de ir repartiendo ramitos de flores". No obstante, Fraga defendió en la ponencia política del Congreso que los pactos con otras fuerzas políticas habrán de basar se en Ia buena fe".

Tras arduos debates en la comisión que estudió la ponencia política de Alianza Popular, debido al carácter reaccionario de las enmiendas presentadas (véase EL PAIS del pasado domingo), AP quedó definida, gracias a la defensa de Félix Pastor y del propio Manuel Fraga, como "un partido liberal, conservador y reformista" En el texto inicial de la ponencia había escrito: "de centro-derecha", identificación que fue rechazada.

En este V Congreso, AP ha ratificado su plena integración dentro de la Constitución, "sin perjuicio de la reserva crítica ante ciertos aspectos de la misma", resumidos, fundamentalmente, en la ley electoral, la reinstauración de la pena

de muerte para los casos de asesinatos terroristas, la modificación del título de las autonomías y la supresión de la palabra nacionalidades del artículo 2. Fraga reconoció que estos dos últimos conceptos han sido mejorados con la ley orgánica de Armonización del Proceso Autonómico (LOAPA), aunque no lo hayan dicho".

Pese a esta reserva crítica, AP "subordina su propósito de reforma al cumplimiento de las reglas constitucionales y a la oportunidad política de la reforma, consciente del carácter pacificador de la estabilidad constitucional". AP expresa también su propósito en su ponencia política -aprobada por inmensa mayoría- de "fortalecer el sentido unitario y nacional de la patria, a través del ejercicio de las acciones políticas derivadas del Parlamento y mediante la acción política en los medios sociales y populares de la nación, especialmente en aquellas regiones más entrañablemente españolas, que padecen en estos momentos tensiones separatistas".

El líder amenazó con dimitir

Asimismo, AP recuerda su propósito de reforma de la sociedad, "en justicia y libertad", y expresa el sentido moderado de su acción política, así como la imposibilidad de acuerdos con fuerzas que no acepten la democracia y la Constitución. Este último punto generó, en los debates de la ponencia, el incidente de mayor relevancia del Congreso. Se habían presentado unas enmiendas en las que se solicitaba que se eliminara este párrafo del texto inicial y, en consecuencia, se dejara abierta la posibilidad de llegar a acuerdos con las fuerzas de extrema derecha que no acatan la Constitución. Sus, enmendantes sólo se volvieron atrás cuando Fraga, en un arranque temperamental de los que le son característicos, tronó: "Sí esa enmienda sale adelante, ya pueden ir buscándose otro pesidente, porque yo me voy". El gran carísina del líder de AP cortó de manera contundente las nostalgias excesivamente reaccionarias de una parte de los militantes.

Finalmente, Alianza Popular ratifica su voluntad de apoyo y servicio a la democracia y subraya su propósito de comunicación con su electorado y la reforma de la ley electoral en un sentido que permita al pueblo indicar sus preferencias dentro de las listas presentadas. Estos siete puntos mencionados son, en síntesis, el resumen de la ponencia política aprobada. Tan sólo se modificó la expresión "centro-derecha", como ya se ha indicado, y se suprimió el apartado que sugería la posibilidad de llegar a un compromiso entre componentes sociales laicos y corniponentes confesionales. Los de AP prefieren ser, taxativamente, "humanistas-cristianos".

Los estatutos, que suscitaron cierto descontento porque inipiden, en opinión de los seguidores de Félix Pastor y Fernando Suárez, una auténtica democracia interna, fueron levemente modificados. Se creó un comité de disciplina, que ya ha actuado contra tres cargos municipales gallegos, (los de ellos por votar con UCD y el otro por haber hecho campaña electoral al Parlamento de Galicia en favor de los centristas. Se eligió un consejo político, de carácter meramente consultivo, y se decidió la creación de un comité electoral cuya misión es elaborar las candidaturas que concurrirán a las elecciones generales y municipales de 1983. Sus integrantes, que no pueden ser aspirantes a parlamentarios o a cargos municipales, serán designados por la junta directiva nacional, el máximo órgano de decisión del partido. La junta directiva fue aprobada por mayoría y en candidatura única.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de febrero de 1982

Más información

  • Un partido promovido por Miguel Herrero formaría parte de la operación