Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Cabildo Insular de Fuerteventura pide la disolución de la Legión

El Cabildo Insular de Fuerteventura aprobó por unanimidad una moción en la que se solicita la disolución de la Legión, cuya estancia en esta isla "ha sido un rosario de atrocidades, hechos delictivos, violaciones de la vida misma, cometidos por elementos de este cuerpo", según afirma textualmente. La moción fue aprobada por los consejeros de Asamblea Majorera, UCD, PSOE y Coalición Democrática, en un pleno extraordinario celebrado tras el asesinato de tres turistas, presuntamente cometido por un legionario desertor.

Dice también la moción que todos estos hechos "han sido denunciados de manera clara e inequívoca por nuestra Corporación, que reiteradamente ha solicitado a todas las instancias de la nación la disolución del citado cuerpo como única forma de cortar el vandalismo impuesto por miembros antisociales nacionales y extranjeros, que, incrustados en sus filas, deterioran la imagen de nuestros ejércitos y desvirtúan la razón de su existencia".La moción continúa pidiendo justicia, "conscientes de que el problema no se extirpa con aplicarle la ley a los autores directos de los hechos, sino terminando con las causas que originan el mal, y éstas no pueden ser otras que la filosofía misma en que se sustenta la bandera legionaria". Afirma, por último, que "disolver este cuerpo armado es una necesidad inaplazable". La lectura de la moción fue aplaudida por el público que estuvo presente en la sesión extraordinaria.

El alcalde de Puerto del Rosario, el ucedista Matías González, expresó por su parte a este periódico, en nombre de su Corporación, que está "horrorizado ante el triple asesinato de pacíficos turistas", y expresó su "indignación y condena, así como la preocupación que nos embarga de que tan grave delito de sangre empañe el buen nombre de Fuerteventura y Puerto del Rosario como tierras y ciudad cuya tranquila paz y sosiego ha sido su constante social e histórica".

Matías González añadió que sería injusto querer extender a todo el tercio de la Legión Ias culpas de unos crímenes perpetrados aisladamente por uno de sus voluntarios extranjeros.

"Pero ya son muchos", continuó el alcalde, "los hechos aislados que han merecido la repulsa y el rechazo del pueblo majorero, que desea vivir pacíficamente con las fuerzas armadas de guarnición en la isla, sin ningún tipo de temores ni sobresalto".

Para el alcalde de Puerto del Rosario, capital de la isla donde se encuentran instalados los cuarteles de la Legión, es necesario que el mando de las Fuerzas Armadas "comprenda de una vez que es urgente y necesario reformar de una manera drástica y profunda las estructuras de la Legión española, adecuándolas a los nuevos tiempos. Y por eso pedimos que se suprima el banderín de enganche de extranjeros o de compatriotas nuestros indocumentados o malhechores. Nuestra bandera no debe servir de amparo ni cobijo a delincuentes, foráneos o no, que con sus acciones desprestigian a las Fuerzas Armadas españolas, cuya limpia ejecutoria a todos nos toca defender. Tras los graves sucesos ocurridos, en la población de Puerto del Rosario se vive una fuerte tensión, hasta el punto de que los mandos del tercio de la Legión han limitado los pases de salida en este fin de semana, por temor a provocaciones y posteriores enfrentamientos entre civiles y legionarios, como ha ocurrido en ocasiones anteriores. Hay que recordar, en este sentido, los fuertes disturbios que se produjeron a raíz del secuestro de un avión de Iberia por tres legionarios desertores o la muerte de un alcalde de una aldea majorera por disparos de un soldado del Tercio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de enero de 1982

Más información

  • Tras el asesinato de tres turistas, presuntamente por un desertor