Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fin de semana melodramático

Tres producciones norteamericanas acompañarán en Televisión Española este fin de semana al aficionado al cine.La primera de ellas, Dejad paso al mañana, se emitirá esta tarde, a las cuatro, por la primera cadena. Se trata de un melodrama lacrimógeno con alguna pretensión de denuncia del desvalimiento en el que viven los ancianos, que Leo McCarey dirigió en 1937. Fue entonces muy bien recibida por la crítica, que encontró justificado el uso facilón de los tópicos habituales en el género por la sensible manera por la que McCarey entendía el problema de sus viejos protagonistas. Son éstos los miembros de un matrimonio que debe separarse por falta de dinero, refugiándose cada uno de ellos en casa de distintos hijos. Las penurias sufridas desde entonces, compensadas más tarde por el reconocimiento filial al amor de sus padres, forman el núcleo central de la película. Fue estrenada en televisión hace tres años, e hizo entonces llorar a los incondicionales del género.

El gangster de Hollywood

El segundo título programado para hoy corresponde al ciclo del director Raoul Walsh. Al rojo vivo, realizado en 1949, tiene también connotaciones melodramáticas, disfrazadas en esta ocasión por supuestas teorías freudianas. El gangster que roba y mata por no haber superado la influencia materna era, sin duda, el aspecto más débil de la película. La ingenuidad con que la mayoría de los guionistas de Hollywood han entendido el mundo del inconsciente se ha hecho, en ocasiones, bastante grotesca.

Tiene, sin embargo, Al rojo vivo zonas más interesantes. La peripecia central, en la que un policía disfrazado de preso sonsaca a su compañero de celda el secreto de su robo tiene, en manos de Walsh, todo el interés dramático característico de su mejor cine y del género negro. Por otra parte, la interpretación de James Cagney, a quien hemos visto recientemente en otras películas del mismo ciclo, añade una, verosimilitud que pocos actores como él consiguieron imprimir a sus trabajos. Fue Cagney un actor dúctil, al que vemos frecuentemente películas de cine negro, pero que en su amplia filmografía tiene títulos de corte muy diverso. En todos ellos lograba espléndidas interpretaciones.

Nada puede decirse en este sentido de los desconocidos intérpretes de Salvad al tiburón, el telefilme que se emitirá esta noche, a las 22.15 horas, por la primera cadena. La breve información que ha obtenido este producto televisivo en los manuales cinematográficos hace referencia al claro plagio que supone del Tiburón de Steven Spielberg, realizado sólo un año antes. Otros títulos europeos aprovecharon también el éxito de la película original, apuntándose a la moda de los voraces peces y defraudando con frecuencia al espectador. Es previsible que el telefilme de esta noche no les vaya a la zaga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de enero de 1982