Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aprobadas las líneas de avance del Plan General

Las directrices y líneas generales que constituyen el avance de lo que será el nuevo Plan General de Madrid fueron aprobadas ayer por el pleno de la Corporación municipal sin que la oposición planteara la menor objeción a las explicaciones dadas por Eduardo Mangada, concejal responsable de la Gerencia de Urbanismo.Las líneas de avance parten de la consideración de que actualmente Madrid es una ciudad ya consolidada, aunque sin terminar, en la que se engloban importantes áreas degradadas con carencias básicas. El segundo punto de partida consiste en que la población está densamente aglomerada, pero que, según los resultados del último censo, la población ha dejado de crecer e incluso ha disminuido sensiblemente en algunas zonas. La tercera consideración es que Madrid cuenta con un marco espacial con grandes espacios vacíos que rodean a un centro congestionado.

Con ese punto de partida, el avance del plan presentado ayer propone la realización de una política urbana cuya base es el predominio del bien común y de defensa de los intereses colectivos y un control del crecimiento de la ciudad en función de las necesidades sociales. A partir de estos dos principios rectores, el nuevo plan deberá garantizar "el derecho a la ciudad" a todos los vecinos madrileños. Esto supone que se impedirá la expulsión forzada de las áreas centrales y se consolidará el carácter actual de los barrios populares. Para ello se arbitrarán garantías de conservación de las viviendas utilizables impidiendo el abandono y destrucción de edificios con fines especulativos.

El avance asegura que se construirán las viviendas nuevas necesarias para sustituir a las que hayan de demolerse y para atender todas las necesidades de alojamiento del municipio. Estas viviendas se realizarán con condiciones económicas tasadas con la intervención del mercado del suelo y creando las condiciones necesarias para posibilitar la actuación de la promoción inmobiliaria. Se garantizará el mantenimiento y protección del empleo industrial en sus localizaciones tradicionales dentro del municipio y se tratará de frenar el proceso de terciarización intensiva que sufre el centro.

Otro de los objetivos recogidos en el avance del Plan General es conseguir el reequilibrio social de la ciudad. Para ello, en primer lugar, se frenará la concentración creciente de equipamientos y servicios en las áreas centrales y se actuará preferentemente en las zonas periféricas. Se establecerá un sistema de transporte público en el que se coordinen todos los medios (tren, metro y autobús) y se faciliten los desplazamientos interurbanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de diciembre de 1981