Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Soledad Becerril, candidata a la presidencia de la UCD andaluza

La parlamentaria sevillana Soledad Becerril, secretaria del Congreso de los Diputados, es la más firme candidata a la presidencia de Unión de Centro Democrático en Andalucía, en sustitución del ex ministro Félix Manuel Pérez Miyares, que ejerce actualmente este cargo, según pudo saber EL PAIS en fuentes centristas dignas de crédito.Aunque los preparativos para el congreso nacional ucedista se encuentran pendientes de la resolución definitiva de la crisis nacional y del nombramiento de nuevo secretario general de UCD, parece seguro que a Pérez Miyares se le buscará una salida honrosa, una vez que rinda cuentas de su gestión al frente del partido gubernamental en Andalucía, sin siquiera presentarse a la reelección.

El último error de Pérez Miyares ha consistido en haber apoyado, pese a su procedencia martinvillista, a Adolfo Suárez durante el desarrollo de la actual crisis centrista. A ello hay que unir su absoluta falta de entendimiento con Leopoldo Calvo Sotelo en los últimos años, la frialdad de sus relaciones con el gobernador civil de Sevilla -en la práctica, supergobernador de Andalucía-, basadas en la mutua ignorancia, y la desconfianza que sigue generando en el empresariado andaluz, tema este último que se considera clave ante la próxima confrontación electoral al Parlamento regional, según las fuentes informantes citadas anteriormente.

Por el contrario, la imagen pública de Soledad Becerril no ha dejado de ganar puntos en los últimos tiempos, a juicio de la dirección nacional de UCD. A su favor tiene las cordialísimas relaciones que conserva con el entorno de Calvo Sotelo, en especial con los ministros Pérez-Llorca y Rodriguez Inciarte, un pasado limpio de devaneos con el franquismo y el hecho de que, perteneciendo a la familia liberal, no haya trasladado a la región andaluza la polémica interna ucedista desde su puesto de vicepresidenta regional.

La designación de Soledad Becerril contaría, en todo caso, con la aceptación de los notables provinciales del partido. Además, la presidencia regional centrista sería compatible para Soledad Becerril con su ascenso a la titularidad del Ministerio de Cultura en el inminente reajuste gubernamental que se prevee.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de noviembre de 1981