Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
gente

Paul Getty III,

heredero de la fortuna de su abuelo, magnate del petróleo, y cuya oreja fue seccionada cuando fue secuestrado hace ocho años, está prácticamente ciego y paralítico y ha demandado judicialmente a su padre para que le costee el tratamiento médico a que está siendo sometido. El nieto de Paul Getty se hizo famoso cuando fue secuestrado y los captores le cortaron una oreja para demostrar, tras largo cautiverio, que permanecía vivo, exigencia de la familia para pagar el rescate.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de noviembre de 1981