Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS EN UNIÓN DE CENTRO DEMOCRÁTICO

Rodríguez Sahagún descarta su dimisión tras entrevistarse con Calvo Sotelo

El presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, conversó ayer durante más de dos horas con el presidente de UCD, Agustín Rodríguez Sahagún, sobre la situación del partido del Gobierno y las circunstancias de la vida política española del momento.

Rodríguez Sahagún, que calificó de «realmente preocupantes» algunas de esas circunstancias, afirmó tras la entrevista que ni siquiera se había tratado de la asunción por parte de Calvo Sotelo de la presidencia del partido, y añadió que se habían desvanecido algunos equívocos que se produjeron tras la reunión que Calvo Sotelo celebró el martes por la noche con varios ministros.Rodríguez Sahagún se refería a los comentarios realizados por un portavoz gubernamental tras la reunión del Gabinete reducido, según los cuales la salida más probable a la situación era la asunción por parte de Calvo Sotelo de la presidencia de UCD. El presidente centrista dijo que posiblemente tales declaraciones no habían sido interpretadas en sus términos exactos.

En fuentes centristas se estimaba ayer que, ante la resistencia de los suaristas, Calvo Sotelo podría haber reconsiderado sus planes, que limitaría a la sustitución del secretario general de UCD, Rafael Calvo. Ello, según otras fuentes, podría conectarse con un a negociación, global sobre la comisión electoral, que decide sobre la formación de listas electorales, y en la que se integrarán, con el presidente del partido y el secretario general, tres vocales elegidos por el Comité Ejecutivo de entre sus miembros.

La entrevista celebrada ayer por los dos presidentes se desarrolló, siempre según declaró Rodriguez Sahagún, en términos de cordialidad, entendimiento y serenidad, y fundamentalmente versó sobre cuatro grupos de temas. Primero se analizaron las declaraciones favorables a un congreso extraordinario, donde podrían estudiarse alianzas, concretamente realizadas por Oscar Alzaga, líder de la plataforma moderada.

Ambos presidentes estiman que un congreso extraordinario e s poco aconsejable, porque podría incluso añadir tensiones al partido, aunque tampoco se descarta si es realmente necesario por necesidad de clarificación, si bien reiteradamente los órganos del partido han reafirmado «nuestra condición y nuestra voluntad de comparecer a las próximas elecciones generales como tal UCD».

En segundo lugar se trató sobre la posibilidad de convocar elecciones a portavoz del grupo parlamentario del Congreso. Rodríguez Sahagún dijo que se habían valorado los pros y los contras d e esas convocatorias, y que hoy se hablaría con el actual portavoz, Miguel Herrero, así como con el del Senado en su momento.

También se habló de la salida de Algunos parlamentarios del partido, tema sobre el que el presidente centrista dijo que había informado a Calvo Sotelo de la entrevista que celebró por la mañana con a lgunos de ellos, y del compromiso, de los mismos de apoyar a UCD en el Parlamento.

Asimismo se analizaron «en profundidad las circunstancias generales de la vida política española en estos momentos, algunás realmente preocupantes, que se han producido en los últimos días», dijo Sahagún. Al explicar después su entrevista en el Congreso de los Diputados, el presidente de UCD no concretó los datos que le permitían hacer esa valoración, y al insistirle en que Felipe González había calificado la situación, minutos antes, como objetivamente buena, dijo que es necesario contribuir a la estabilidad psicológica y a la consolidación del sistema democrático y de partidos.

Gestiones para encontrar fórmulas de salida

Finalmente, Rodríguez Sahagún dijo que en los próximos días tendrá nuevas reuniones con el presidente del Gobierno, y posiblemente con otros dirigentes del partido, para llevar a una próxima reunión del Comité Ejecutivo propueltas concretas para salir de la situación y «lograr una UCD fuerte, capaz de ganar las próximas elecciones». Una vez el Ejecutivo estudie esas fórmulas, «valoraremos la conveniencia de llevar el tema al Consejo Político», explicó el presidente centrista.

Según coincidieron fuentes cercanas a ambos participantes en la entrevista, ésta debería ser decisiva para la salida de la crisis. En medios próximos a Calvo Sotelo se estimaba que Rodríguez Sahagún podía jugar el papel de interlocutor de la tendencia suarista dominante en el aparato del partido.

Por otra parte, antes de que se celebrase la entrevista entre ambos presidentes, Rodríguez Sahagún reaccionó con unas airadas declaraciones a los comentarios arriba citados de un portavoz gubernamental, que a título personal juzgó como salida más probáble la asunción por parte de Calvo Sotelo de la presidencia del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de noviembre de 1981

Más información

  • El relevo podría limitarse a Rafael Calvo