Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PCE acepta un congreso extraordinario del PSUC

La dirección nacional del Partido Comunista de España (PCE) entiende la necesidad de que el PSUC (partido de los comunistas catalanes) celebre un congreso extraordinario para resolver su actual situación de conflicto. Esta es la conclusión a la que se llegó en la reunión que durante diez horas celebraron ayer el secretariado del PCE, encabezado por Santiago Carrillo, y los miembros catalanes del Comité Central de la organización comunista española.La reunión, convocada por la dirección del PCE, se celebró en la sede central de éste, entre las once de la mañana y las nueve de la noche. A ella asistieron, por parte de PCE, Santiago Carrillo, Nicolás Sartorius, Jaime Ballesteros y Simón Sánchez Montero, entre otros, y por parte catalana, el secretario general del PSUC, Francisco Frutos, los antiguos dirigentes Gregorio López Ralmundo y Antonio Gutiérrez, Cipriano García, Eulalia Vintró, Jordi Borja, Andreu Claret y Jordi Solé Tura.

El tema central de la reunión fue la intención de la dirección del PSUC de convocar un congreso extraordinario ante la grave situación del conflicto planteada en el seno del partido. Según manifestaron a su término Jaime Ballesteros, vicesecretarlo del PCE, y Andreu Claret -éste por el PSUC- no se trataba de tomar ninguna decisión formal, puesto que los miembros catalanes del Comité Central del PSUC no constituyen ningún órgano decisorio.

No obstante, Claret aclaró que la parte catalana había explicado a la dirección del PCE la necesidad de que el PSUC resuelva sus problemas mediante un congreso extraordinario, y agregó que todos los participantes del PSUC en la reunión «valoramos que el PCE entienda esta necesidad y comprenda que los problemas señala dos los debe resolver el PSUC. Las opiniones tal vez no sean coincidentes, pero el PCE respeta la necesidad de que sea el PSUC el que dé respuesta a esos problemas». El portavoz catalán, al preguntarle sobre la s posibilidades de una ruptura en el congreso extraordinario, dijo que en éste se trata de hacer una clarificación que deje sentado que el PSUC tiene una política eurocomunista, «de la que sólo se excluirán quienes se quieran excluir».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de noviembre de 1981