Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Ordóñez promete a Calvo Sotelo seguir apoyando su Gobierno desde fuera de UCD

El dirigente del sector socialdemócrata de Unión de Centro Democrático (UCD), Francisco Fernández Ordóñez, mantuvo ayer una entrevista de una hora y media de duración, en el palacio de la Moncloa, con Leopoldo Calvo Sotelo, en la que le aseguró que cuando él y algunos parlamentarios socialdemócratas abandonen UCD -salida que parece ser inminente-, no le van a plantear ni el más mínimo problema para mantener la estabilidad de su Gobierno.

La marcha de varios diputados y senadores socialdemócratas es cuestión de muy pocos días. Es probable que esta decisión, una vez comunicada al presidente del Gobierno, la adopten en esta misma semana. Lo que han asegurado es qu e desde el Grupo Mixto, en un primer momento, o desde el grupo parlamentario propio que piensan formar en el Congreso en cuanto terinine el actual período de sesiones, el próximo 31 de diciembre, apoyarán la gestión gubernamental de Leopoldo Calvo Sotelo y no contribuirán a la desestabilización política parlamentaria.Francisco Fernández Ordóñez, miembro de la ejecutiva de UCD, acudió ayer a la reunión que este órgano de dirección celebró en un hotel madrileño, quizá por última vez como parlamentario y dirigente centrista. Poco después de que terminase la discusión sobre la televisión privada abandonó la reunión y se mantuvo ausente del trascendente debate que tuvo lugar al finalizar la tarde, en el capítulo de ruegos y preguntas, donde se abordó la situación interna de UCD y sus posibilidades de ruptura o recomposición.

Transcurrida una hora de este debate, tres personas de gran influencia en el partido: el ministro de Asuntos Exteriores y hombre de confianza de Leopoldo Calvo Sotelo, José Pedro Pérez-Llorca; el titular de Justicia, Pío Cabanillas, y el de Administración Territorial, Rodolfo Martín Villa, salieron a hacer una llamada telefónica. Quince minutos después, el presidente del Gobierno interrumpía sus entrevistas en la Moncloa -una de ellas con el presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga-, y se reincorporaba a la reunión de la ejecutiva.

La postura del presidente del partido, Agustín Rodríguez Sahagún, respecto a la manera de pacificar UCD fue expuesta a los informadores en una conferencia de Prensa que celebró el pasado doruingo en Burgos y en la conferencia informativa que celebró anoche, al término de la reunión del Comité Ejecutivo. En ambas ocasiones admitió, por primera vez, que existeil grandes tensiones en el seno de UCD, y manifestó que «los que se sientan de izquierdas que se vayan a un partido de izquierdas, los que se sientan de derechas que lo hagan a uno de derechas. Tengo la conciencia completamente tranquila», dijo Rodríguez Sahagún, «porque he buscado acuerdos políticos con todos. Pero hay quien por encima de todo quiere defender planteamientos personales, aun a costa de dañar la imagen del partido. No voy a citar nombres, como tengo por norma, pero a partir de ahora no se tolerará ni un solo comportamiento irresponsable en UCD».

El presidente del partido centrista considera que el elector de UCD se siente de centro, pero contempla atónito cómo unos y otros dirigentes centristas lanzan mensajes cruzados y contradictorios.

Para terminar con esta situación, Rodríguez Sahagún advirtió que se van a cerrar todas las expectativas que incrementan la confusión -como la derechízación del partido o la inclusión de independientes-, que se va a aplicar la disciplina con la máxima energía. «UCD no puede seguir soportando que cada grupo ideológico del partido vaya lanzando su propio discurso político. Esto se ha terminado», fueron sus palabras.

Reafirmación del centro-centro

Según manifestó en la conferencia de Prensa de ayer, el Comité Ejecutivo ha acordado exigir el estricto cumplimiento de la resolución de la última reunión del Consejo Político, es decir, el lla mado documento de integración que reafirmaba la teoría del centro-centro y establecía el compromiso de que UCD comparecería como tal en cualquier confrontación electoral, entre otras cosas. Como se recordará, aquel documento no fue suscrito por el sector democristiano y por una ,gran parte del sector liberal, mien tras que algunos firmantes, como los martinvillistas o los socialdemócratas, expresaron sus dudas acerca de su utilidad.

Este «estricto cumplimiento» del documento citado implica, según Rodríguez Sahagún, una nueva tregua, similar a la que procedió a las elecciones gallegas, en la que no serán toleradas las agresiones verbales mutuas ni las declaraciones públicas «que vayan en contra del sentido del documento de integración». El presidente de UCD añadió que el comité de disciplina se va a reunir más a menudo para el cumplimiento de lo acordado, y "se procederá con mayor rapidez y energía». En este sentido, EL PAIS ha podido saber que en la reunión que tiene previsto celebrar de inmediato el comité de disciplina va a ser sancionado muy enérgicamente el diputado Ricardo de la Cierva, por su presunta campaña en favor de Alianza Popular du rante las pasadas elecciones gallegas.

Durante los debates de la mañana, los miembros del Comité Ejecutivo de UCD abordaron el tema de la televisión privada, y volvió a repetirse la misma situación que se produjo el pasado verano cuando se estudió por primera vez la autorización de canales privados de televisión en nuestro país. El Comité Ejecutivo se dividió nuevamente en dos grupos: los partidarios de conceder esta autorización por la vía del proyecto de ley, con participación parlamentaria, y los favorables a la vía del decreto gubernamental.

Los primeros, entre los que se encontraban el socialdemócrata Luis González Seara, el suarista Rafael Arias y el martinvillista Sancho Rof, argumentaron, entre otras cosas, que en ningún país del mundo se han autorizado las cade nas privadas de televisión mediante un decreto, y que un derecho de los españoles contemplado en la Constitución debía ser abordado por los representantes parlamentarios. Los segundos, Miguel Herrero, Pío Cabanillas, Joaquín Satrústegui, Rosón y Matías Rodríguez Inciarte fueron sus principales defensores, alegaron razones de urgencia para defender sus posiciones.

Tras varias horas de debate no se llegó a ningún acuerdo, por lo que decidieron constituir una comisión mixta integrada por miembros de la ejecutiva y representantes de Presidencia del Gobierno para estudiar detenidamente el tema.

Respecto al tema de las posibles alianzas de UCD en el Parlamento de Galicia, el Comité Ejecutivo decidió que la iniciativa correspondía al partido de Manuel Fraga y que se encontraban a la espera de la resolución del Comité Ejecutivo centrista regional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de noviembre de 1981

Más información

  • La reunión del comité ejecutivo finalizó con un llamamiento a la disciplina