El Parlamento británico se acerca a las tesis españolas sobre Gibraltar

La comisión de relaciones exteriores del Parlamento británico ha elaborado un informe, que probablemente hará público hoy, en el que se admite como posible una autonomía para la población gibraltareña en el marco de la actual Constitución española y se considera viable económica y militarmente una base de utilización conjunta.

A estas dos importantes conclusiones a las que llega el documento elaborado por la mencionada comisión hay que añadir que se contempla también que la apertura de la verja de Gibraltar o de la frontera por parte española deberá ir acompañada de la simultánea concesión de todos los derechos a los trabajadores españoles que circulen por Gibraltar, al mismo nivel que los tienen los ciudadanos de los países de las Comunidades Europeas. También insta al Gobierno británico a acelerar la reforma legislativa que permita la aplicación de estas ventajas para los españoles antes de la integración hispana en la Comunidad Económica Europea (CEE), que la comisión de relaciones exteriores del Parlamento británico sitúa en 1984. Por otra parte, la comisión pone en duda la britanidad del istmo del Peñón.El informe será sometido en un futuro próximo a debate por la Cámara de los Comunes, y sus redactores parecen haber llegado a la conclusión de que las relaciones entre España y el Reino Unido deben tener muchos puntos de acuerdo y contacto con intereses comunes, políticos y económicos que sobrepasen, con mucho, el contencioso sobre Gibraltar, que hoy bloquea las relaciones entre los dos países.

Hace pocos días, la Prensa británica reproducía informaciones sobre la posible utilización conjunta en el marco de la OTAN de la base de Gibraltar. Utilización en la que podrían participar también las fuerzas norteamericanas navales del Mediterráneo, que son las más importantes de la OTAN que navegan en este mar. El documento, pues, va a causar sus efectos entre la población gibraltareña, cuyos líderes políticos empiezan a preocuparse seriamente sobre su futuro.

En la Cámara de los Comunes también se espera para este otoño una nueva discusión sobre la nacionalidad británica de los gibraltareños, ya aprobada a principios del verano en la Cámara de los Lores, y este tema puede coincidir con la discusión sobre el documento de la comisión de relaciones exteriores.

Página 10

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS