Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cúpula militar cambiará en los próximos meses

Los tenientes generales Pedro Merry Gordon, Angel Campano López, Antonio Elícegui Prieto, Ricardo Aguilar Carmona, Manuel de la Torre Pascual, Manuel Fernández Posse y Jaime Lluch Colomina pasarán a la reserva activa antes del mes de noviembre con la entrada en vigor de la ley 20/1981, de creación de la citada situación militar y fijación de las edades de retiro para el personal profesional de las Fuerzas Armadas. La citada norma fue publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado y a tenor de su disposición transitoria sexta tendrá efectos retroactivos, salvo a efectos económicos desde el 1 de enero pasado.

Los generales que pasan a la reserva activa antes de noviembre ocupan actualmente los siguientes destinos: Merry Gordon, la capitanía general de la II Región (Sevilla); Campano López, la capitanía general de la VII Región (Valladolid); Elícegui Prieto, la capitanía general de la V Región (Zaragoza); De la Torre Pascual, la capitanía general de Baleares (Mallorca); Fernández Posse, la capitanía general de la VIII Región (La Coruña), y Lluch Colomina, el Mando Superior del Personal del Ejército (MASPE).El pase de siete tenientes generales a la reserva activa de forma escalonada en los meses de julio, agosto, septiembre y octubre sólo crea seis vacantes en la escalilla de tenientes generales, cuya plantilla actual es de dieciocho, ya que el cese de uno de ellos, Ricardo Aguilar Carmona, en situación de disponible, no crea vacante.

Con las disposiciones en vigor, pendientes de modificación por nuevos proyectos legales que ya han tenido su entrada en el Congreso de los Diputados, el ascenso desde el grado de coronel en adelante no se produce por antigüedad, sino en razón de elección entre quienes se encuentran en el primer tercio del escalafón y han sido calificados convenientemente. Corresponde al Gobierno, a propuesta del Ministerio de Defensa, promover el ascenso a los diversos empleos del generalato en los tres ejércitos.

Fuentes castrenses de toda solvencia estiman inicialmente que los generales de división con más probabilidades de ocupar estas vacantes son sucesivamente los generales de división siguientes: Manuel Saavedra Palmeiro, que tiene a su mando la división mecanizada Guzmán el Bueno nº 2 de Sevilla; Alvaro de Lacalle Leloup, secretario general para Asuntos Económicos del Ministerio de Defensa-, Joaquín Ruiz de Oña, -obernador militar de Pamplona, Ramón de Ascanio y Togores, jefe de Artillería del Ejército de Tierra; Rafael Allendesalazar Urbina, gobernador militar de Lérida; José Sáenz de Santamaría Tínture, inspector general del Cuerpo de Policía Nacional.

La JUJEM, afectada

La entrada en vigor de la ley mencionada más arriba afecta también al actual presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, teniente general del Aire Ignacio Alfaro Arregui, porque lleva más de diez años entre los diferentes empleos del generalato. La vacante en la presidencia de la JUJEM, primer eslabón de la cadena de mando militar conjunto de las Fuerzas Armadas, se estima que puede ser cubierta por un teniente general del Ejército. Las probabilidades de que el puesto recaiga en un almirante de la Armada se consideran muy escasas.

Los meses de noviembre y diciembre del presente año no registran ninguna vacante previsible en la cúpula del mando militar del Ejército de Tierra, pero en enero de 1982 corresponde pasar a la reserva activa a los siguientes tenientes generales: José Gabeiras Montero, jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra; Guillermo Quintana Lacaci, capitán general de la I Región (Madrid); José Hernández Ballesteros (disponible) y Francisco Mendívil Oliver, jefe del Mando Superior de Apoyo Logístico del Ejército (MALE).

Las tres vacantes así originadas quedarían cubiertas por los generales de división Gerardo Mariñas Romero, comandante general de Ceuta, Francisco Carbonell Cadenas de Llano, jefe de la División Acorazada Brunete nº1, y José Aramburu Topete, director general de la Guardia Civil.

Toda esta distribución de ascensos se ha hecho sobre el supuesto de que, tras el fallido golpe del 23 de febrero, el Gobierno utilizará el margen de discrecionalidad que las leyes le confieren y en consecuencia no ascenderán los generales José León Pizarro, que tenía el mando de la División Maestrazgo nº 3 el 23-F; Luis Caruana y Gómez de Barreda, gobernador militar de Valencia; José Juste Fernández, codirector del Estado Mayor Combinado para Coordinación y Planeamiento; Alejandro Manrique López, director de Mutilados del Ejército, y Alfonso Armada y Comyn, actualmente en prisión y bajo procesamiento por su implicación el 23-F.

Otro de los puestos que probablemente entrará en esta amplia combinación militar prevista de aquí a finales de enero próximo es la jefatura del Cuarto Militar del Rey, ocupada hasta ahora por el teniente general Joaquín de Valenzuela y Alcíbar Jáuregui, víctima de un grave atentado reivindicado por ETA.

En cuanto al nombramiento para presidente de la JUJEINI del teniente general Jesús Gonzlez del Yerro, sobre el que hubo una fuerte especulación hace algnas semanas, los observadores señalan que con la nueva disposición legal la fecha en que le corresponde pasar a la reserva activa queda fijada en el 26 de juni de 1982. Por eso estiman que el nombramiento no contaría con un margen de tiempo apreciable para darle sentido.

Como sustituto más probble del jefe del Estado Mayor del Ejército, en algunos círculos se ha dado el nombre del teniente general Ricardo Arozarena Girón, actual capitán general de la IV Región (Barcelona).

La nueva ley es de aplicación a la Armada y al Ejército del Aire, cuyos jefes de Estado Mavor, Luis Arévalo Pelluz y Emiliano Alfaro Arregui, también pasan automáticamente a la reserva

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de julio de 1981

Más información

  • La ley de Reserva Activa ya está en vigor