Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro periódico salvadoreño, destruido en un atentado

San Salvador

Un incendio provocado ha destruido las instalaciones del periódico vespertino conservador Diario Latino, en San Salvador, mientras casi a la misma hora la embajada de Estados Unidos en este país centroamericano sufrió el quinto atentado en los úItimos 34 días.

Según empleados del medio periodístico, varios individuos fuertemente armados penetraron a las instalaciones del Diario Latino y procedieron a incendiar la maquinaria.

Las izquierdistas Fuerzas Populares de Liberación (FPL) se han atribuido el atentado, realizado «porque Diario Latino se prestaba a colaborar con la junta gobernante y porque apoya el imperialismo de Estados Unidos», en palabras del grupo que reivindicó el atentado. Según las FPL, el ataque se hizo en conmemoración del undécimo aniversario de la creación del grupo.

Con el posible cierre de Diario Latino, serían tres los periódicos salvadoreños que se han visto afectados de manera similar en el lapso de dos años.

El primero fue La Crónica del Pueblo, opositar al régimen y que fue víctima de un incendio, a mediados de 1980, que dejó totalmente destruidas sus instalaciones.

Su director y propietario fue José Napoleón González, quien a principios de esta semana fue incluido en una lista de 138 personas calificadas de terroristas por parte de las Fuerzas Armadas de El Salvador.

"El Independiente"

El segundo periódico clausurado fue El Independiente, de tendencia izquierdista, cuyo director y propietario fue Jorge Pinto, hijo del fundador de Diario Latino.En el atentado al Diario Latino, de tendencia conservadora, no se registraron víctimas personales y los daños materiales se estiman en cerca de 85 millones de pesetas.

Por el momento se desconoce cuál de las organizaciones extremistas que operan en el país realizó el atentado al periódico.

En tanto, la embajada de Estados Unidos en El Salvador sufrió el quinto atentado en los últimos 34 días. Según informes de vecinos a la sede diplomática, desconocidos fuertemente armados dispararon desde un campo, próximo, sin ocasionarle daños al edificio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de abril de 1981