Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército belga autorizó maniobras de un grupo fascista

Autoridades militares belgas concedieron permiso a la organización paramilitar fascista Frente de la Juventud para que sus militantes se entrenaran en un campo propiedad del Ejército. La escandalosa revelación fue hecha por el ministro de la Defensa Nacional, Franz Swaelen, ante la comisión del Senado encargada de investigar las actividades de las «milicias privadas».

El ministro reconoció que entre 1978 y 1980 el Ejército concedió en tres ocasiones permiso al Frente de la Juventud para que sus afiliados se entrenasen en el campo de Marche les Dames, bajo la dirección de un comandante apellidado Dossogne. Las autoridades militares se limitaron a exigir una lista completa, con nombre y apellidos, de todos los participantes en el ejercicio.

Por si esto fuera poco, el máximo responsable de la defensa belga se ha visto también obligado a reconocer que el joven Jean-Marie Paul, acusado de haber dado muerte a tiros a un emigrante norteafricano, y su eventual cómplice, Alain Weykamp, recibieron entrenamiento, precisamente en maneje, de armas, en unas instalaciones militares.

La intervención de Swaelen ante la comisión investigadora del Senado ha causado auténtico estupor en los medios políticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de marzo de 1981