Reagan reduce impuestos y propone recortar el déficit público

En su discurso sobre el Estado de la Unión, el presidente Ronald Reagan presentó anoche ante el Congreso estadounidense el programa de reactivación económica, destinado a equilibrar el presupuesto público, estimular la inversión (mediante una reducción de impuestos directos del orden del 27% en tres años y medio), controlar la inflación y promover el crecimiento de la economía norteamericana.

Una serie de recortes presupuestarios, tanto en los sectores de ayuda social como en otros programas, provocan serias críticas entre los miembros demócratas del Senado y la Cámara de Representantes. Los republicanos, en general, apoyan el radical plan de urgencia presentado por el equipo presidencial de Ronald Reagan, en el que su joven director para la gestión y control del presupuesto, David Stockman, de 34 años, ha jugado un papel capital.En cifras, Ronald Reagan propone al Congreso una serie de medidas destinadas a disminuir y controlar el gasto público federal, primer generador de inflación en los últimos años en la economía estadounidense. Para el actual presupuesto de 1981, Reagan pide al Congreso que apruebe una reducción de 13.000 millones de dólares (el déficit previsto es del orden de 54.500 millones de dólares).

Para el año fiscal 1982, que comienza el 1 de octubre, Ronald Reagan propone una reducción del gasto público del orden de 41.400 millones de dólares (para un déficit previsto en 45.000 millones de dólares). 1893, finalmente, debería ser el primer año en que EE UU contaría con un presupuesto equilibrado entre los ingresos y los gastos, en una política destinada, ante todo, a disminuir la inflación y activar la economía.

Una optimista previsión de los estrategas económicos del presidente Reagan considera que 1984 aportará a la economía de EE UU un crecimiento del PIB del orden del 4,5%, mientras que la inflación será reducida al 6% (contra el 12,4% en 1980).

La opinión pública norteamericana se muestra inicialmente favorable a la histórica iniciativa de Reagan, según las encuestas de opinión, sobre todo porque el programa va acompañado de un plan de reducción de impuestos.

Pasa a página 41

Los más pobres, perjudicados en el plan económico de Reagan

Viene de primera páginaEsta resolución está de acuerdo con las promesas electorales de Reagan y permitirá el ahorro, sobre todo a las clases más ricas del país.

La propuesta Kemp-Roth, congresista y senador republicano, autores del proyecto de reducción del 10% de impuestos en el plazo de tres años, ha sido parcialmente modificada por el equipo económico de Reagan. En cifras, los impuestos serán reducidos durante tres años y medio en una escala del 5%, en 1981; un 10%, en 1982 y 1983, respectivamente, y otro 5%, en 1984.

Según cálculos aproximados, las familias con ingresos superiores serán las más favorecidas en esta política de reducción lineal de impuestos. Una familia rica con ingresos anuales de unos 200.,000 dólares (unos diecisiete millones de pesetas) ahorrará 30.000 dólares en impuestos (2,5 millones de pesetas). Una familia de clase media, con ingresos entre 20.000 y 30.000 dólares (entre 1,7 y 2,5 millones de pesetas), ahorrará alrededor de los mil dólares (unas 85.000 pesetas). Las familias con ingresos bajos, entre 10.000 y 15.000 dólares anuales (de 850.000 a 1,2 millones de pesetas) ahorrará sólo unos 350 dólares (unas 30.000 pesetas).

Los económicamente débiles de la sociedad norteamericana serán también penalizados por el programa económico de Reagan, al disminuir drásticamente las ayudas económicas en los sectores de tickets para comida, ayudas en la educación, recortes en los beneficios médicos y en la seguridad social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 18 de febrero de 1981.

Lo más visto en...

Top 50