El Barclays Bank compra el 63% del Banco de Valladolid

Barclays Bank, el mayor grupo bancario británico, y Corporación Bancaria han llegado a un acuerdo de principio para la venta del 63,2% de las acciones del Banco de Valladolid, propiedad de Corporación desde hace dos años, según han comunicado fuentes de Corporación Bancaria.

El compromiso de compra del 63,2% del Banco de Valladolid contiene -según dichas fuentes- las siguientes condiciones básicas:- Barclays Bank pagará al contado a Corporación Bancaria por ese paquete de acciones ochocientos millones de pesetas, cantidad equivalente al coste total que ha supuesto para Corporación la compra de su participación en el Banco de Valladolid.

- El grupo británico se compromete a suscribir de inmediato una ampliación de capital de hasta 4.050 millones de pesetas, tras la reducción del 50% ordenada por el Banco de España.

- El comprador, como en ventas precedentes semejantes, garantiza la amortización de los apoyos que el Banco de España y el Fondo de Garantía concedieron al Banco de Valladolid para su saneamiento.

La operación está pendiente únicamente de que el Estado renuncie al derecho de tanteo que le confiere la legislación vigente en el caso de venta de entidades del Fondo de Garantía o de Corporación Bancaria y de la autorización del Consejo de Ministros al Barclays Bank para realizar una inversiín mayoritaria en una sociedad española.

En aplicación de la normativa vigente, el Banco de Valladolid está conminado por el Banco de España y el Fondo de Garantía para reducir su capital en un mínimo del 50%, y efectuar simultáneamente una ampliación que permita reconstruir su situación patrimonial.

Corporación Bancaria tuvo que hacerse cargo del Banco de Valladolid hace dos años, una vez que se detectó la situación de insolvencia y falta de liquidez que concurrían entonces en esta entidad.

El Banco de Valladolid tiene en estos momentos 2.200 millones de pesetas de capital, 119 millones de reservas y unos recursos ajenos de 21.000 millones de pesetas. Su red está compuesta por 38 oficinas y cuenta actualmente con una plantilla activa de 624 personas.

Barclays Bank es uno de los mayores grupos bancarios del mundo, que cuenta con una plantilla de unas 100.000 personas y una red de unas 5.000 oficinas, distribuidas por más de 75 países, en los cinco continentes. Sus activos son superiores a los 30.000 millones de libras esterlinas (unos seis billones de pesetas).

Con la adquisición del control del Banco de Valladolid, Barclays Bank consolida su presencia en España, donde en 1979 abrió una sucursal que actualmente tiene unos activos superiores a 19.000 millones de pesetas.

La compra del Banco de Valladolid por el Barclays Bank británico significará la primera participación mayoritaria en un banco español de otro extranjero, y sienta un precedente cuya posibilidad era vista con recelo o abierta oposición por buena parte de la banca española, según impresiones recogidas en medios bancarios.

La medida es apoyada por el Banco de España y los responsables del equipo económico del Gobierno, porque aumenta la competencia en el mercado y obliga a la banca española a mejorar su eficacia, además de resolver el problema de un banco en crisis. Se supone, por tanto, que el Gobierno no pondrá obstáculos a la formalización de la compra ni a la autorización de la inversión, que entraña una entrada de capital nada despreciable (cerca de 66 millones de dólares).

Según medios bancarios, tras el Barclays comprarán bancos españoles otras entidades extranjeras, algunas de las cuales han expresado ya su interés por operaciones similares.

A través del Banco de Valladolid, Barclays podrá realizar todas las operaciones propias de un banco comercial si no se modifica la actual legislación. Hasta ahora, la banca extranjera, que ha sido autorizada a abrir sucursales extranjeras en España durante los últimos tres años, tenía limitada su actuación al marco del decreto dictado entonces.

Los bancos extranjeros interesados en adquirir entidades españolas, entonces sólo el Barclays y algún banco norteamericano, han esgrimido dictámenes de juristas privados. Mantenían que el decreto de junio de 1978 regulaba exclusivamente las actividades de bancos extranjeros en materia de oficinas de representación, sucursales y bancos filiales al ciento por ciento, pero la compra había que referirla a la ley de Inversiones Extranjeras en España, y ésta no pone ninguna limitación.

En otoño, el Barclays mostró interés en el Valladolid, que no lo había despertado entre los españoles. En diciembre, los británicos hicieron una oferta. Corporación abrió el concurso sobre las bases de esta oferta. Aunque el concurso estuvo abierto cuatro semanas, ningún banco español igualó la oferta del Barclays.

Advertencia de Domingo López

Domingo López Alonso, anterior propietario del paquete mayoritario de acciones del Banco de Valladolid antes de que pasara a poder de la Corporación Bancaria, solicitó al Barclays Bank, a través de una nota enviada a Efe que se abstenga de comprar esta entidad.

La nota dice textualmente: «Conocedor noticia sobre venta por Corporación Bancaria de acciones del Banco de Valladolid a Barclays Bank, comunico a dicho banco extranjero que se abstenga de efectuar tal compra por existir irregularidades en la propiedad de las acciones y para que no pueda alegar buena fe en la citada compra si se lleva a cabo».

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 03 de febrero de 1981.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50