Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASTILLA-LEÓN

Brigadas de vecinos trata de impedir las expropiaciones de terrenos de ENDESA

La expropiación de terrenos para una ampliación de la central térmica de Compostilla (ENDESA), en la localidad de Cubillos de Sil, está provocando fuertes enfrentamientos entre la empresa y un sector de los vecinos, que cuentan inicialmente con el apoyo del Ayuntamiento. Las últimas expropiaciones afectan a 54 propietarios y aproximadamente a veinte hectáreas de las 188 necesarias para la construcción de un grupo térmico de 350 megavatios, cuyas obras se iniciaron hace ya dos años. Los terrenos en litigio corres ponden a instalaciones marginales y zonas de acceso a la central.

Un portavoz de los vecinos manifestó ayer que éstos han formado «brigadas de vigilancia» y retenes, nocturnos para impedir la entrada del personal de la empresa en los terrenos que se pretende expropiar, a la vez que procedían a la colocación de pancartas en varias de Ias fincas en petición de «respeto a la propiedad» y puestos de trabajo para los afectados.Estos consideran que las cantidades pagadas en las expropiaciones (entre 37 y 200 pesetas por metro cuadrado) no compensan los pejuicios ocasionados por la ampliación de la térmica que, con una plantilla de más de seiscientos trabajadores, sólo da ocupación a seis vecinos de la localidad. Se señala igualmente que la ampliación de éstá se pretende llevar a cabo a costa de los terrenos más aptos para la agricultura y ganadería, que constituyen la segunda fuente de ingresos de la población.

La localidad de Cubillos de Sil se ha visto privada en las últimas décadas del 75% de sus terrenos, debido a las expropiaciones de la Confederación Hidrográfica del Norte (pantano de Bárcena), el Instituto de Colonización y Endesa. La contaminación producida por la central térmica, subsanada hace pocos meses, después de una costosísima inversión en las chimeneas, había producido también numerosas molestias a los vecinos, hasta el punto de impedir la comercialización de muchos productos agrícolas que se veían afectados por Las cenizas desprendidas por estas. Las protestas del vecindario datan, incluso, de antes de las primeras elecciones y culminaron hace sólo tres semanas con un incidente en el que varios grupos de personas obligaron a sacar la maquinaria de Endesa de los terrenos en vías de expropiación.

Por su parte, un portavoz de la empresa ha manifestado que las expropiaciones afectan sólo a un 5 % de los propietarios y a algo más de la décima parte del total de los terrenos que figuran en el proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de noviembre de 1980