Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Revilla dimitirá hoy oficialmente como presidente de la Diputación

Carlos Revilla dejará hoy de ser oficialmente presidente de la Diputación de Madrid, en un pleno convocado por él mismo, a petición del grupo de diputados de UCD. Aunque Revilla había presentado la dimisión ante su partido (la Federación Socialista Madrileña del PSOE) a comienzos de este mes de octubre la dimisión formal no será efectiva hasta el día de hoy.

Tras la renuncia temporal de Luis Larroque como vicepresidente primero de la Corporación, presentada hace unos días en virtud de los pactos PSOE-PCE, que estipulan que los diputados provinciales del PCE no podrán ostentar en ningún caso la presidencia interina del organismo, será con toda seguridad el socialista Sócrates Gómez quien ocupará provisionalmente dicho cargo.

La razón por la que no se presentará oficialmente la candidatura de José María Rodríguez Colorado —elegido hace unas semanas por la FSM para sustituir a Revilla— es porque, a pesar de que su compañero Fernández Maganto dimitió el miércoles último como diputado provincial por el distrito de San Lorenzo de El Escorial para facilitarle dicha plaza a Rodríguez Colorado, la junta electoral correspondiente aún no ha convocado la elección pertinente y este último aún no tiene la condición de diputado provincial, imprescindible para ocupar la presidencia de la Diputación.

La crisis de la Diputación adquiere así una nueva dimensión, al forzar UCD la convocatoria de este pleno extraordinario, acogiéndose a la ley de Régimen Local, antes de que los socialistas hayan podido estar en condiciones de presentar oficialmente la candidatura de Rodríguez Colorado, lo que, en boca de dirigentes de la FSM, ha sentado extraordinariamente mal y se entiende como una injerencia inadmisible en la política socialista. «Son ganas de ensuciar las cosas» declaró hace unos días el secretario general de la FSM, Joaquín Leguina.

José María Rodríguez Colorado, hasta ahora alcalde de Majadahonda, que se mantiene hábilmente al margen de la llamada guerra de la Diputación, se reunió ayer con el segundo teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Alonso Puerta, uno de los más acérrimos defensores de la continuidad en el cargo de Carlos Revilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de octubre de 1980