Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro muertos en accidente de tráfico en la carretera de Burgos

Un matrimonio y su hija mayor y un policía nacional resultaron muertos al ser arrollados por un camión, a la altura del kilómetro 7,200 de la carretera Madrid-Irún en la noche del miércoles pasado. Antonio Peregrín Arbide y su hija, María Luz Peregrín Gutiérrez Cano, conducían turismos diferentes (un Seat 127 y un Ford Fiesta) y se habían detenido para arreglar una avería, al parecer, en un piloto. Un coche patrulla del 091 que pasaba por allí acudió en su auxilio, y cuando estaban en plena reparación -en el arcén de la carretera-, el camión Pegaso matrícula M-4964-DV, conducido por Bernardo López Gracia, les arrolló Antonio Peregrín, su mujer, María Luz Gutiérrez Cano, y su hija mayor, Mari Luz Peregrín, resultaron muertos, lo mismo que el policía nacional Antonio -Peña Fernández. Con heridas de diversa consideración resultó un hijo del matrimonio y los otros dos policía de la dotación del coche-patrulla. Algunas fuentes aseguran que el camión había sufrido la rotura de la dirección antes de que se precipitara sobre las víctimas.La señora de Peregrín era hermana del que fue ministro de Franco para el Plan de Desarrollo Jacobo Gutiérrez Cano, y Antonia Peregrín, cuñado del eminente cirujano fallecido Armando Muñoz Calero, que fue vicepresidente del Atlético de Madrid. Familia muy conocida en los círculos empresariales y políticos de Murcia y Madrid, el matrimonio Peregrín y sus hijos se dirigían a su casa en la colonia de Santo Domingo -a la altura del Real Automóvil Club-, después de haber cenado con la viuda del doctor Muñoz Calero en su domicilio de La Moraleja. María Luz Peregrín deja tres hijos de corta edad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de octubre de 1980