La UCD andaluza considera un error que la izquierda acuda a movilizaciones populares

«Si el PSOE y el PCE rechazan en la Junta de Andalucía la oferta autonómica del Gobierno se van a encontrar solos, con una mayoría mecánica que no puede imponerse a otra mayoría más importante, la del Congreso de los Diputados», declaró ayer a EL PAÍS el ministro de Trabajo y presidente de la UCD andaluza, Félix Pérez Miyares, tras la reunión mantenida en un hotel sevillano con el comité regional del partido gubernamental. Asimismo advirtió contra la posibilidad de movilizaciones.

Preguntado si UCD no estaba preparando ya su estrategia para culpar a la izquierda del fracaso del proceso autonómico andaluz, Félix Miyares, tras matizar que el PSA también es de izquierdas y está a favor de la fórmula Martín Villa, señaló: «Somos nosotros los que nos estamos defendiendo de la estrategia de culpabilidad que nos ha montado la izquierda». En cuanto a la probable convocatoria de movilizaciones populares en favor del 151, dijo que «esto sería ya el último de los errores y endosarle al pueblo una responsabilidad que tenemos los políticos».Acusación a Escuredo

El ministro acusó a Rafael Escuredo de haber intervenido en el Congreso como militante del PSOE y no como presidente de la Junta de Andalucía, «en cuyo nombre se permitió hablar sin ni siquiera haberla consultado», y a socialistas y comunistas, de «ir con la artillería cargada de antemano», por haber rechazado la oferta gubernamental sin haber reunido a sus respectivos comités ni haber hecho una reflexión serena sobre el tema.

Recordó el titular de Trabajo que durante los tres últimos meses él había hablado repetidamente del artículo 144 de la Constitución como posible vía intermedia para sacar a la autonomía andaluza del atolladero, y que la izquierda no se dignó pedir que le explicase en qué consistía la fórmula. En realidad, cabe recordar que Rafael Escuredo trató de reunir a representantes del PSOE, PCA y PSA para considerar este ofrecimiento inicial de UCD y que, curiosamente, fueron los nacionalistas -que ahora la han apoyado- los que se negaron a entrevistarse con el presidente de la Junta.

La interpretación que se da en medios dirigentes de UCD a esta cuestión es que Escuredo se negó en todo momento a negociar con el Gobierno la vía del 144 si el PSA no entraba en el juego, ante el temor de que los nacionalistas capitalizaran toda la frustración y el descontento políticos nacidos en Andalucía después del 28 de febrero. Dado que con el PCA los centristas procuran tener el menor trato posible, la solución fue ponerse de, acuerdo directamente con el PSA, marginando a los otros dos partidos.

A este respecto, Pérez Miyares afirmó que «la oferta de UCD se ha hecho abiertamente en la Cámara y no bajo cuerda al PSA», informando, no obstante, que él personalmente trató de entrevistarse con Escuredo antes de que Martín Villa concretase la fórmula del 144, sin que el presidente de la Junta aceptase el encuentro. Por lo que se refiere a la postura de Manuel Clavero, confesó su esperanza de que «se serene y reflexione», recordando que fue el ex ministro de Cultura quien primero lanzó públicamente la posibilidad del 144 y subrayando que, en todo caso, «UCD no tiene ningún temor porque Clavero forme su partido».

Por último, el líder centrista opinó que el artículo 144 tiene la ventaja de no violentar el resultado jurídico del referéndum del 28 de febrero y, al mismo tiempo, asumir su resultado político, es decir, la voluntad de autonomía plena expresada por el pueblo andaluz. Por otra parte, añadió, se posibilita con esta fórmula que la Junta de Andalucía sea oída, requisito que no está contemplado ni en el 143 ni en el 151.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de septiembre de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50