Cartas al director
i

El parcialismo de EL PAÍS

Villanueva de la serena (Badajoz). - 08 sep 1980 - 22:00 UTC

Parece ser que el sentido del ridículo es algo que no va con muchas personas. En demasiadas ocasiones no queremos damos cuenta de que las cosas, por mucho que nos consolemos en engañarnos, no son como quisiéramos que fueran, sino como son en realidad. Alucinaciones aparte, somos capaces de opinar y de dar las soluciones más inverosímiles -algunas veces tras el escudo del temor- sobre asuntos que, al menos, exigen conocimiento y cabeza fría.En este sentido, son muchas las cartas sobre el tema de Polonia publicadas en EL PAÍS, y resulta increíble la ligereza con que se minimizan los problemas y cómo las opiniones, adornadas con el más perfecto estilo literario y democrático, se traslucen en fobias, deseos e intenciones.

Si no fuera por el parcialismo del medio que las acoge, el liberal, independiente y hasta radical diario EL PAÍS, que selecciona, hábilmente, una de cal y tres de arena, sería como para enfadarse por algunas de las cartas, como, por ejemplo, la firmada por Juan Antonio Sánchez el pasado 28 de agosto. Y no sólo eso: ¿cuántos novísimos defensores del derecho de huelga y de los sindicatos libres, sólo en Polonia, gozarían con lo que profetiza el señor Sánchez?/

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de septiembre de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50