Funeral en Bilbao por los tres gitanos muertos en atentado

«Parece que una "mala estrella" se cierne sobre los gitanos de esta tierra», declaraba el diputado gitano del PSOE, Juan de Dios Ramírez de Heredia, al término del funeral celebrado a primeras horas de la tarde de ayer en Bilbao, en memoria de las tres personas de esta raza muertas, en unión de un empleado municipal del servicio de basuras, en la explosión registrada en la noche del miércoles en la capital vizcaína. Aunque la Triple A se ha hecho responsable del atentado en las últimas horas, no se da credibilidad a la reivindicación.El funeral dio comienzo a la una de la tarde en la iglesia parroquial de la Resurrección del Señor, en el barrio bilbaíno del Peñascal, donde habitaban las víctimas de raza gitana, María Concepción Contreras, de diecisiete años, su hijo, no nacido, de nueve meses, y su hermano Antonio. En dos féretros -madre e hijo en uno- se les condujo al interior del templo entre muestras de solidaridad de los ve cinos del barrio y expresiones de emoción y de dolor incontenidas de los familiares, que se repitieron de forma ostensible a lo largo de toda la ceremonia.

Entre los asistentes al acto religioso no figuraba más representación política que la del concejal del Ayuntamiento de Bilbao, Taso Erqui, de la coalición HB, y varios miembros de la ejecutiva del PSOE de Euskadi, que acompañaban al diputado Juan de Dios Ramírez de Heredia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 25 de julio de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50