Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

"Ayer y hoy del flamenco"

Comienza a emitirse hoy, por la segunda cadena, poco antes del cierre, y mientras la primera emite los Grandes relatos, la serie Ayer y hoy del flamenco, producida por TVE. Trece programas con una duración aproximada de cuarenta minutos, que pretenden ofrecer los distintos estilos de cante, baile y guitarra, desde los tradicionales hasta los vanguardistas, agrupados por comarcas y ciudades.«La serie tiene un carácter acusadamente cultural. Pero es fundamentalmente un espectáculo. La erudición va de puntillas, relegada a las mini-entrevistas y a las breves presentaciones», dice Fernando Quiñones, poeta y narrador, finalista del Premio Planeta en la edición de 1979, quien presentará todos los capítulos asesorado por Miguel Espín, «el medio centro» del programa, según expresión de F. Quiñones. «Intentamos que la serie se emitiese por la primera cadena, pero no hubo suerte», concluye el presentador.

TVE ya emitió bajo el título Flamenco una serie de 126 programas (entre noviembre de 1974 y mayo de 1977), que obtuvo el Premio Nacional al mejor programa musical de TVE y el Premio de la Cátedra de Flamencología de Jerez. También en aquella ocasión se emitió por la segunda cadena, aunque Andalucía es una de las regiones con peor cobertura de UHF. En aquellos años, telespectadores de Málaga y Almería alquilaban autobuses para desplazarse a las localidades próximas a donde llegaba el segundo programa. Desde entonces, las condiciones no han mejorado. «Si este programa tuviese intereses discográficos detrás, se emitiría por la primera cadena», señalaron a EL PAÍS un grupo de profesionales del departamento de programas musicales de TVE.

El nuevo programa ha sido grabado sin play-back, en vivo y muchas veces de un tirón, porque los artistas que intervienen no admiten el ensayo. Realiza el programa Juan Mediavilla, un joven realizador reclamado por la televisión sandinista de Nicaragua y voluntario de TVE para cooperar en el desarrollo de la nueva televisión estatal nicaragüense. Los directivos de TVE no le dieron permiso. Juan Mediavilla intentó realizar esta serie con sobriedad y sencillez. Los trece programas, de cuarenta minutos, se produjeron con un presupuesto de 6.900.000 pesetas. Es decir, poco más de medio millón de pesetas por programa. Las grabaciones se iniciaron en octubre de 1979 y sufrieron una interrupción de dos meses por misteriosa decisión de las altas jefaturas de TVE. Antonio Mairena, Paco de Lucía y Manolo Sanlúcar no están presentes en el programa porque los directivos no consintieron que se les abonasen cantidades superiores a las 80.000 pesetas, tope, entonces, para la contratación artística, por más que Pablo Rodríguez programador de la serie, lo intentase apoyado en el hecho de que solamente se gastaron 4.500.000 pesetas del citado presupuesto. Es decir, que el coste de cada programa se redujo a 346.000 pesetas.

Los cantaores Antonio Núñez Chocolate, Fernanda de Utrera y Rafael Romero, acompañados de los guitarristas Juan Carmona Habichuela y Perico El del Lunar, interpretarán tonás, seguiriyas y soleá, tres cantes básicos del flamenco, derivados de los romances tradicionales que abren los ocho primeros capítulos. Los veinte cantaores y veintidós guitarristas, más palmas y bailaores, interpretarán un total de 69 números.

Cantes gaditanos añejos, con Antonio Fernández Fosforito; Jerez gitano, Estilos mediterráneos, con Carmen Linares y Luis de Córdoba; La sonata clásica, con Víctor Monje Serranito; De Huelva a Sevilla, con Los Rocieros y El Pali; Bailes fundamentales, con Rosa Durán y Tato de Jerez, y Del llanto a la protesta, con José Menese, son los títulos de la primera parte, dedicada a la temática tradicional. Los nuevos brotes gitanos, con Juan Peña El Lebrijano; Nuevos rumbos del cante, con Camarón, El baile, hoy, por Mario Maya y Conchi Vargas; Otros rumbos del cante, con Lole y Manuel, y Ultimas aportaciones flamencas, con Enrique Morente, cierran la segunda parte, dedicada a los movimientos vanguardistas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS