Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Stenmark ganó el "slalom" gigante masculino

El sueco Ingeminar Stenmark, con su decimoquinto triunfo consecutivo en slalom gigante, obtuvo la medalla de oro olímpica al imponerse claramente en la segunda manga disputada ayer en Lake Placid. Andreas Wenzel, de Liechtenstein, primero el lunes, logró la de plata, y el austríaco Hans Enn bajó del segundo lugar a la medalla de bronce, que pudo salvar por sólo dos centésimas de segundo ante el yugoslavo Krizaj. El español Jorge Pérez, mejor aún que en la primera manga, acabó en un sorprendente y meritorio decimocuarto lugar, mientras Paquito Fernández Ochoa y Jorge García completaron una digna actuación hispana con los puestos vigésimo segundo y vigésimo tercero, respectivamente.

Ingemniar Stenmark, sólo medalla de bronce en el slalom gigante de los Juegos Olímpicos de Intisbruck, 1976, no podía dejar escapar el oro en Lake Placid, dentro de su impresionante racha de triunfos y confirmó que con sus segundas mangas rehace a su favor situaciones por muy difíciles que sean. En ocasiones peores se ha visto, y las 32 centésimas con que le superó en la primera manga del lunes Andreas Werizel parecían a su alcance. Sobre un recorrido de 1.354 metros, 395 de desnivel y 56 puertas, tal vez más técnico aún que el anterior, Stenmark hizo toda una demostración. Volvió a hacer el mejor tiempo parcial, 49-69, pero esta vez no cedió su ritmo y concluyó en 1-20-25. El suizo Luehty, en quien los técnicos ven la futura gran figura del esquí de habilidad puso las cosas en su justo valor, y tras ser undécimo únicamente el lunes, hizo ayer el segundo mejor tiempo, pero en 1-21-20; es decir, a casi un segundo del increíble sueco. En realidad, el día estaba para volver situaciones, y el yugoslavo Krizaj, avanzadilla de la nueva ola del Este, confirmó su enorme calidad -que quizá sea firme en el especial-, y con 1-21-25 iba a perder la medalla de bronce sólo por dos centésimas de segundo. El soviético Tsyganov, con 50-08 de parcial, cayó en la penúltima puerta.Tras la bajada de Stenmark, que lo hizo en tercera posición, el austriaco Enn, potente, pero pasando lejos las puertas, realizó 1-22-20, y no sólo se despidió del triunfo total, sino casi de alguna medalla. Wenzel, que descendió a continuación, prefirió no arriesgar, y con su estilo más técnico aseguró la plata con 1-21-32. Las posiciones y tiempos finales fueron: 1, Stenmark, 2-40-74; 2, Wenzel, 2-41-49; 3, Enn, 2-42-5 1; 4, Krizaj, 2-42-53; 5, Luelity, 2-42-75; 6, Nockler (Italia) -que bajó desde la cuarta plaza-, 2-42-95; 7, Gaspoz (Suiza) -qué ya dio pruebas de estar en forma en el último gigante de Adelboden, puntuable para la Copa del Mun do-, 2-43-05; 8, Etrel (Yugoslavia), 2-43-24; 9, Zhirov (URSS), 2-4407.

La agradable sorpresa española fue nuevamente Jorge Pérez, que con 1-22-82 logró la decimotercera plaza en la segunda manga y subió así de la decimonovena, en que estaba, a la decimocuarta final. Tanto Paquito Fernández Ochoa como Jorge García, con 1-23-47 y 1-24-05, cumplieron y mejoraron su actuación del primer día, con lo que la amigdalitis de Juanma quedó olvidada con creces. Cuando se esperaba menos, pareció hasta un éxito.

En otras pruebas finalizadas ayer, tampoco hubo sorpresas. El norteamericano Heiden obtuvo su tercer oro en el patinaje de velocidad sobre mil metros, y dos alemanes democráticos, Ulrich y Wehling -ganador éste ya en Sapporo 72 e Inrisbruck 76- se impusieron, respectivamente, a los soviéticos en biathlon, diez kilómetros yen combinada nórdica a finlandeses y noruegos.

En el cuadro de medallas, la RDA se acerca ahora a la URSS. Tiene trece (4, 4 y 5) contra catorce (6, 4 y 4).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de febrero de 1980

Más información

  • El español Jorge Pérez se clasificó en decimocuarto lugar