Un jubilado mata por celos a una mujer de 63 años

Un jubilado de 68 años, Fructuoso Ocampo, viudo, ha sido detenido como presunto autor de la muerte de una mujer de 63, María Luisa Pérez, también viuda, cuyo cadáver fue encontrado el pasado lunes en un solar del barrio madrileño de Aluche, con el cráneo fracturado y una enorme herida en la cabeza, que le había producido pérdida de masa encefálica. Según la investigación policial, los celos han sido el motivo del crimen.El presunto homicida y la víctima frecuentaban el Hogar del Jubilado de Aluche, un centro dependiente de la Seguridad Social que cuenta con unos 13.000 socios. De ellos, unos 1.500 participan habitualmente de las actividades del centro, que es básicamente un lugar de reunión donde losjubilados juegan a las cartas, leen el periódico o charlan con los amigos.

Los dos protagonistas del suceso mantenían relaciones amistosas desde hace tres o cuatro meses. Según testimonio de otros compañeros, siempre comían juntos en el comedor del centro, aunque durante la semana pasada se les vio algo distantes. El pasado domingo, Fructuoso Ocampo no acudió, como solía, al baile que suele organizarse en el Hogar, pero sí lo hizo María Luisa Pérez. Al día siguiente, Fructuoso preguntó a un companero si María Luisa había bailado con alguien, a lo que le contestó que sí, que había bailado con otro tres o cuatro piezas.

Fructuoso Ocampo decidió esperarla el lunes a la salida del Hogar del Jubilado, que suele cerrar sus puertas a las 8.30 de la tarde, y en un solar del barrio le golpeó la cabeza hasta causarle la muerte. El presunto asesino ha confesado que le golpeó primero con un ladrillo y luego con una tijera de esquilar ovejas. Posteriormente, se perdió su rastro. No volvió a aparecer por su domicilio, ni por el Hogar del Jubilado. La policía le localizó finalmente en casa de un hijo suyo.

Inicialmente se creyó que el robo podía haber sido el móvil del crimen, pero se desechó esta hipótesis al comprobar que la víctima seguía teniendo en su poder un monedero con algo menos de setecientas pesetas. Una vez finalizados los interrogatorios, la policía descubrió el ladrillo con el que se llevó a cabo el homicidio. El detenido ha pasado a disposición judicial.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS