Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Dos cartas y un informe dividido en tres partes

Documentos íntegros para el cambio de "status" eclesial para el Opus Dei

Unos 72.370 fieles de 87 nacionalidades pertenecen hoy al Opus Dei. Su trabajo, entre otros campos, se desarrolla en 497 universidades y colegios superiores, 52 emisoras de radio y televisión, doce distribuidoras y productoras cinematográficas, 694 publicaciones y 38 agencias informativas. Estos datos pertenecen a los documentos oficiales, autentificados por las firmas del actual presidente general, Álvaro del Portillo, y secretario general, Javier Echevarría, en los que se solicita y fundamenta la petición del Opus Dei para obtener de la Santa Sede su transformación en una prelatura personal. Estos documentos son dos cartas de Álvaro del Portillo al cardenal Baggio, de 23 de abril y 2 de junio de 1979, y un extenso informe, dividido en tres partes, titulado Transformación del Opus Dei en prelatura personal. Una primera aproximación se publicó en EL PAÍS del pasado día 8. Hoy publicamos los documentos íntegros, que han sido obtenidos y traducidos por Juan Arias, corresponsal de EL PAÍS en Roma.Las gestiones para obtener esta modificación las inició el fundador del Opus Dei, monseñor Escrivá de Balaguer, durante el pontificado de Juan XXIII. Posteriormente, y con los sucesivos papas -Pablo VI y Juan Pablo I-, se reiteraron las gestiones por el propio Escrivá y, a su muerte, por su sucesor, el actual presidente Álvaro del Portillo. La llegada al solio pontificio de Juan Pablo II supone un cualificado avance en la consecución del objetivo deseado por el Opus desde 1962, según se desprende de las conversaciones del Papa con los responsables actuales de la Obra y que se reflejan en los documentos que a continuación se publican.

El boletín oficial de los padres salesianos italianos, Famiglia Salesiana, publicaba recientemente una ilustrativa conversación sostenida por Juan Pablo II con el superior general de la congregación, don Egidio Vigano, con motivo de la audiencia concedida a su congregación. Al conocer el Papa que los salesianos son en todo el mundo unos 100.000, le dijo al superior: «Entonces sois más potentes que el Opus Dei, que son 70.000.» Don Egidio le respondió: «Santidad, nosotros no somos potentes, sino humildes e inquietos trabajadores.» Juan Pablo II terminó la conversación de esta forma, «no... no..., para realizar el bien se necesita potencia, lo decía santo Tomás de Aquino».

La transformación de status supone para el Opus Dei convertirse, aproximadamente, en un obispado de dimensión mundial, dirigidos por el presidente de la obra y de quien dependerían solamente los socios del Opus Dei, sin que los ordinarios del lugar tuvieran jurisdicción sobre ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de noviembre de 1979