Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Posible dimisión del alcalde de Valencia, el socialista Martínez Castellanos

El alcalde de Valencia, Fernando Martínez Castellanos, miembro del PSOE, podría dimitir en los próximos días por «motivos personales», según informaron a EL PAÍS fuentes solventes de la ejecutiva socialista del País Valenciá. De acuerdo con otras versiones, la razón de esta dimisión sería el expediente de expulsión del partido, aprobado contra él por la comisión gestora del PSOE.Según las fuentes de la ejecutiva socialista valenciana, antes citadas, el alcalde ha manifestado al secretario general del PSPV-PSOE, Joan Lerma, su voluntad de dimitir del cargo por «motivos personales», deseo que haría público en el pleno municipal convocado para mañana, viernes.

Otras fuentes, también de completa fiabilidad, señalaron que se ha abierto un expediente disciplinario contra el señor Martínez Castellanos por irregularidades observadas en su gestión financiera cuando desempeñó funciones directivas en la ejecutiva del PSPV-PSOE. Según estas fuentes, el alcalde se adelantaría con la dimisión a los resultados del expediente.

El portavoz de prensa del Ayuntamiento manifestó al corresponsal de EL PAÍS, Jaime Millás, que no tenía conocimiento de que la dimisión del alcalde fuera a producirse, tras manifestar que no era posible obtener una declaración del señor Martínez Castellanos en torno a las circunstancias del caso. A primeras horas de la noche, un comunicado oficial del gabinete de prensa del Ayuntamiento desmentía los rumores de dimisión.

Por su parte, Carmen García Bloise, miembro de la gestora del PSOE, manifestó en Madrid a EL PAÍS, que no podía «confirmar ni desmentir» la noticia de que el órgano de que forma parte había acordado resolver afirmativamente el expediente de expulsión del señor Martínez Castellanos.

Próximo al sector crítico del PSOE

Fernando Martínez Castellanos accedió al cargo, respaldado por el sector socialista del dimitido secretario general del PSPV, Joan Pastor, calificado de radical. Pero, una vez ya en la alcaldía, tras la, elección de una nueva ejecutiva integrada mayoritariamente por «albiñanistas» (el sector más moderado) y por la «tercera vía», se distanció de las presiones internas del partido.

No obstante, recientemente se le acusó de ser uno de los principales responsables de la actual crisis financiera del PSOE valenciano, ya que se encargó de las finanzas del partido cuando la ejecutiva «izquierdista» copaba la dirección del PSPV. El alcalde se defendió, asegurando que estos rumores, procedentes de fuentes ajenas a los socialistas, buscaban desprestigiarle. Por su parte, Joan Lerma, secretario general, expresó su apoyo incondicional al alcalde como a cualquier otro cargo público, ya que el tema de la administración había quedado zanjado con el voto de censura en el último congreso de los socialistas valencianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de septiembre de 1979

Más información

  • Pesa sobre él un expediente de expulsión del PSOE