Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro trabajadores, carbonizados en una fundición en Vigo

Cuatro muertos y dos heridos graves es el resultado de un imprevisto accidente ocurrido a la una de la tarde de ayer en la factoría Fundiciones Mos., SA, situada en el municipio de Mos, a unos seis kilómetros de Vigo. El accidente se produjo al caer varias toneladas de acero líquido sobre los trabajadores que atendían el vaciado de la cuchara en los moldes, operación que repetían seis veces al día.

El horno automático vertía el acero, a 1.300 grados de temperatura, en una cuchara que hacía un recorrido con un puente-grúa situado en el techo de la nave principal, para verter al final su contenido en moldes. A esta cuchara se le daba todas las semanas un revestimiento refractario que evitara que el calor del acero perforase sus paredes. Ayer trabajaba por primera vez después de ser revestida, y en el momento de producirse el accidente hacía la segunda colada del día. Lejos de suceder lo previsto, el acero, al igual que la leche cuando hierve, comenzó a salir por la boca de la cuchara, cayendo como una ducha de fuego sobre los trabajadores, alcanzando a seis, dos de ellos, José Luis Alonso Vázquez, de treinta años, y Manuel Rozas Mosquera, de 41, murieron en el acto. Otros dos, con quemaduras en el 100% de su cuerpo, fallecieron a primera hora de la tarde. Se trata de Sabino Barbosa Iglesias y Antonio Andrade Oliveira, el primero de 37 años y el segundo de cuarenta, ambos casados.

Los otros dos trabajadores son: Severino Fernández Rodríguez, que tiene quemaduras en el 85% de su cuerpo, y Ramón Vidal Soto, en el 40%, ambos se encuentran gravísimos.

Todavía no se saben las causas que pudieron provocar el accidente, pero se supone que pudo ser una reacción que se produjo en el acero. Una especie de ebullición que hizo que éste se derramara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de agosto de 1979