Lord Moundbatten fallece en la explosión de su yate frente a costas irlandesas

Lord Louis Mountbatten de Birmania falleció ayer a consecuencia de una explosión en su yate cuando navegaba frente a las costas de Irlanda. Con él desaparece no sólo una de las figuras más prestigiosas del Reino Unido, sino toda una época de la Inglaterra tradicional e imperial. Ayer el Ejército Republicano Irlandés (IRA) reivindicó la autoría de la explosión, a través de un mensaje difundido por su órgano de prensa, Republican News.

Más información

Las causas de la explosión que produjo la muerte de Mountbatten no han podido ser determinadas todavía. El ex director de un periódico local de Ballyshanon, en el condado de Donegal, frente a cuyas costas se encontraba navegando el yate de Mountbatten, ha declarado que la explosión fue causada por una bomba de relojería. Un confuso mensaje entregado a un vespertino de Dublín afirmaba que la explosión era obra del Ejército Nacional de Liberación Irlandés (INLA). Pero la policía ha declarado que todavía es demasiado pronto para llegar a conclusiones sobre el accidente. Más tarde el INLA desmintió, en otro mensaje, haber tenido participación en el hecho.Mountbatten contaba 79 años de edad. Calificado en el Parlamento como «uno de los más grandes ingleses de nuestro tiempo", Lord Mountbatten se convirtió en el arquetipo del típico oficial de marina británico, en la época en la que todavía la Royal Nayy dominaba los mares del mundo.

Biznieto de la reina Victoria y tío de la actual soberana, Isabel II, y de su marido, el duque de Edimburgo, Mountbatten ingresó en la marina a los trece años de edad (1913), siguiendo los pasos de su padre. En la marina recorrió todo el escalafón hasta llegar a ocupar el puesto de primer Lord del Almirantazgo y jefe de la Junta de Operaciones Navales.

Durante la última guerra mundial, asumió el mando supremo de las fuerzas aliadas en el sureste de Asia. Tomando Birmania como base, las tropas de Mountbatten liberaron, uno a uno, todos los países de la zona de la dominación japonesa hasta tomar Singapur. Al fin de la conflagración mundial, la corona premió sus servicios con el título de Lord Mountbatten de Birmania, para nombrarle un año después virrey de la India, el último de los virreyes británicos en el subcontinente asiático. Su objetivo era preparar a la India para la transición de colonia a país independiente. Mountbatten cumplió su misión a la perfección, consiguiendo una transición pacífica y sin traumas. Los traumas serían políticos y se manifestarían más tarde como consecuencia de la partición entre la India y Pakistán entre las comunidades hindú y musulmana.

Como a Douglas McArthur, a Louis Mountbatten se le podría aplicar el epitafio acuñado por el Congreso norteamericano: «Old soldiers do not die. They just fade away.» («Los viejos soldados no mueren. Simplemente se desvanecen.»)

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de agosto de 1979.