Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado indemniza a la madre del joven muerto el día del atentado a Carrero

El Estado deberá indemnizar con tres millones de pesetas a la madre -viuda e incapacitada permanente y con tres hijos menores- del joven Pedro Barrios González, de diecinueve años de edad, muerto por un policía armado en la madrugada del 21 de diciembre de 1973, cuando varios miembro de la entonces Brigada Político- Social acababan de realizar pesquisas en un piso de la calle Alonso Heredia, de Madrid, sobre el atentado cometido horas antes contra el almirante Carrero Blanco.La sentencia, dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, precisa que la muerte de Pedro Barrios se debió a un error de la policía, y, por tanto, tal error debe encajarse en lo que el artículo 40 de la ley de Régimen Jurídico de la Administración del Estado denomina «funcionamiento anormal de los servicios públicos». Dado que han transcurrido cinco años desde la fecha en que se produjeron los hechos, el tribunal ha tenido en cuenta, al fijar la indemnización, la desvalorización monetaria habida desde entonces.

El joven Pedro Barrios, empleado en el Drugstore de la calle Velázquez, fue muerto cuando volvía a su casa en la madrugada del día 21 de diciembre de 1973, una vez finalizada su jornada laboral.

Aquel día llovía, y Pedro, tras intentar coger un taxi sin éxito, decidió volver a pie a su domicilio, situado en la calle Prádena del Rincón, a través de las calles Diego de León, Alonso Heredia y Pilar de Zaragoza. Cuando Ilegaba a la altura del número 13 de la calle Alonso Heredia, Pedro se refugió en dicho portal para guarecerse de la lluvia, que entonces caía con más fuerza.

A los pocos instantes de estar en el portal, oyó tumulto en la escalera, lo que le sobresaltó y le impulsó a salir corriendo a la calle. Un policía, que vigilaba el acceso a dicho portal, dio el grito de alto y disparó al aire. Aterrado, y sin haber identificado a sus perseguidores, Pedro se refugió junto a una furgoneta DKW, momento en que fue herido de un disparo en la mandíbula superior, que interesó también la vértebra cervical, dada la trayectoria de la bala, que quedó alojada en el canal raquídeo. El joven falleció el día 5 de enero siguiente, tras haber sido intervenido en el Gran Hospital de la Beneficencia del Estado.

La muerte del joven Pedro Barrios dio lugar a escasas noticias en la prensa de entonces, si bien todas ellas falsas, ya que se dio a entender que la víctima era uno de los terroristas implicados en la muerte de Carrero. En nombre de la familia del joven muerto, el abogado Juan Lozano planteó demanda contra el Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 1979

Más información

  • La muerte de Pedro Barrios se debió a un error de la policía