Declaraciones de un superviviente

«Recuerdo horrorizado los gritos de angustia de los niños que viajaban conmigo en el autobús cuando el vehículo chocó con la barandilla del puente y cayó al río Orbigo», declaró a Efe el soldado José Antonio Arias Varela, única persona mayor de edad superviviente del accidente.«En el momento del accidente, el autobús circulaba muy despacio, no me explico cómo pudo ocurrir la catástrofe», añadió José Antonio Arias, que regresaba a Vigo, su ciudad natal, para pasar la Semana Santa, procedente de La Línea de la Concepción (Cádiz), donde presta servicio. Había efectuado parte del recorrido en un camión, cuando se encontró con un profesor conocido, que le invitó a subir en el autocar.

Más información
Cuarenta y nueve muertos, 45 de ellos niños, al caer al río Orbigo un autobús escolar

«Llevábamos cinco o diez minutos de viaje y los niños estaban organizando concursos de canto; yo estaba sentado delate del profesor amigo mío y me ocupaba de arreglar las maletas de los niños cuando ocurrió el accidente. Los que nos salvamos fue porque tuvimos la suerte de salir despedidos a través del cristal delantero, que se rompió por un golpe. En los primeros momentos no podía nadar, porque me lo impedía el peso del uniforme y, además, tenía las piernas ateridas de frío. Tuve que sobreponerme y, haciendo un esfuerzo, conseguí estabilizarme en el agua y dejarme arrastar por la corriente hasta poderme agarrar a un árbol de la orilla. »

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS