Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El interés se centra en la batalla por el Ayuntamiento de Zaragoza

Más del 80% de los municipios zaragozanos cuentan con listas electorales de UCD, frente a un tercio, aproximadamente, de lugares en los que el PSOE u otros partidos han podido formar listas propias. Ante esa perspectiva es previsible que UCD obtenga la mayoría en más del 50% de los ayuntamientos de la provincia.Uno de los municipios más disputados es precisamente el de la capital, en la que oficialmente existen doce listas de candidatos, algunas de las cuales pueden ser catalogadas como puramente testimoniales.

Por el momento pocas candidaturas de Zaragoza han expuesto públicamente sus programas para la presente campaña. La tónica general parece abundar a una notable escasez de propaganda. Sólo la UCD, y muy tímidamente por ahora, ha hecho algunos escarceos en este sentido. Por lo que se refiere a partidos menores, merece ser destacada la presencia de más de sesenta listas de la ORT.

En cuanto a las grandes opciones políticas para el Ayuntamiento de Zaragoza, éstas pueden sintetizarse a priori en tres grandes tendencias: UCD, PSOE y el Partido Aragonés Regionalista. Entre los tres se espera que totalicen más del 85% de los votos que se emitan en la capital. Tras ellos figuraría una candidatura independiente, formada a base de intelectuales de izquierda sin clara filiación política y por algunos ex militantes del disuelto Partido Socialista de Aragón.

La gran baza electoral por el Ayuntamiento de Zaragoza parece que va a disputarse entre la cabecera de la lista de UCD, Miguel Merino (último alcalde de Zaragoza), y el socialista Ramón Sáinz de Varanda, que resultara derrotado en las últimas elecciones legislativas. Fuera de estos dos nombres o cabeceras de serie, sólo la del derechista Hipólito Gómez de las Roces parece tener ciertas posibilidades.

El caos urbanístico de Zaragoza, sumado a los numerosos fraudes que, en este sentido, se han venido cometiendo en los últimos años, a los «afaires», como el del edificio Cinca, Construcciones Colmenero, etcétera, van a ser piedras de toque a la hora de orientar la campaña electoral de algunas candidaturas de izquierda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de marzo de 1979