Decepción entre la izquierda y los nacionalistas

Galicia despertó ayer con un marcado sentimiento de frustración en sus políticos de izquierda. El avance cuantitativo de los votos nacionalistas, socialistas e incluso comunistas, aunque en mucha menor medida estos últimos, no le sirvió esta vez tampoco a Galicia para llevar al Parlamento español la voz propia que sus habitantes han venido reclamando.Por el contrario, la derecha pudo entonar una vez más sus mejores cantos de victoria. La UCD mantuvo prácticamente el control que venía ejerciendo de la política gallega, con la única pérdida de dos diputados a favor del PSOE, y la CD de Manuel Fraga sacó del electorado de su tierra casi la mitad de la representación que va a tener en las próximas Cortes.

El voto nacionalista, representado esta vez por las candidaturas del Bloque y de Unidade Galega, subió espectacularmente en términos relativos, ya que pasó de los escasos 50.000 obtenidos el 15-J a una cifra doblada ahora mismo. Sin embargo, este resultado no sirvió para elegir a ningún candidato nacionalista. Galicia se convierte así en el único país español que no va a estar representado en las Cortes con voz nacionalista.

En este sentido, portavoces de Unidade Galega expresaron a EL PAIS su desconcierto por el hecho de que el Bloque no haya querido coaligarse para abordar estas elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 02 de marzo de 1979.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50