Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La apertura del monte de El Pardo, baza política para las municipales

«El monte de El Pardo debe ser convertido en parque nacional porque es la única forma de que se abra con todas las protecciones necesarias.» Esta es la conclusión unánime a la que se llegó en un debate sobre el futuro del monte de El Pardo, organizado por Aepden y al que asistieron representantes del Patrimonio. Nacional, Coplaco e Icona.Rubén Nieto, en nombre de Aepden, centró el debate en lo que su organización considera un inminente peligro para el monte de El Pardo. «De cara a las próximas elecciones municipales -dijo- todos los partidos pretenden apuntarse la baza política de conseguir la apertura del monte de El Pardo. Nosotros sí queremos que sea abierto al público, pero nos negamos a que eso se haga sin las debidas protecciones, por eso queremos que los representantes de la Administración nos comuniquen sus intenciones.»

Paulino Martínez Hermosilla, consejero de montes del Patrimonio Nacional, manifestó en nombre de su organismo que todo el pueblo de Madrid tiene derecho a disfrutar del monte de El Pardo. «Pienso que el primer paso es declararle parque natural, luego intervendría una comisión formada por representantes de todos los partidos y organismos interesados en el tema.»

El representante de Icona, José Luis Aboal, se expresó en términos semejantes respecto a la conveniencia de que fuera declarado parque natural debido a que la tramitación de esta calificación -decreto ley- es mucho más rápida que la de parque nacional.

La intervención final por parte de la Administración corrió a cargo del señor Gómez Orea, de Coplaco, quien, tras evitar pronunciarse ante la disyuntiva de parque natural o nacional, habló de la necesidad de hacer una planificación general de la zona. «El monte de El Pardo hay que situarlo en un contexto regional, aunque por razones políticas haya que enmarcarlo en la provincia. Para proteger la zona habría que declarar todo el entorno del monte como suelo no urbanizable especialmente protegido. Pero eso no se puede hacer por no existir un plan territorial. Esto es una necesidad urgente, pero, de momento, no hay siquiera fechas para iniciar la redacción de un plan director.»

Defender El Pardo de maniobras políticas

Tras las intervenciones de la representación oficial, Aepden manifestó su preocupación por lo que calificó de «prisas políticas en abrir El Pardo». Añadió que las mil hectáreas abiertas no han disfrutado de ningún tipo de protección -se pasaron unas diapositivas como prueba del deterioro sufrido- y que el Patrimonio Nacional era, como propietario, el mayor responsable del problema.Entre las medidas propuestas para proteger el monte figuran las de prohigir la circulación de vehículos en el interior del recinto, prohibir, actividades que puedan suponer un efecto negativo y acondicionar zonas de esparcimiento en el anillo de protección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 1978

Más información

  • Coloquio sobre el futuro del mayor parque de Madrid