Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cardenal Tarancón, contra las posturas radicales y maximalistas en el tema de la Constitución

El cardenal Tarancón se pronuncia contra las «posturas radicales y maximalistas que podrían conducirnos a situaciones peligrosas» en el tema del referéndum sobre la Constitución en la carta cristiana que dirige esta semana a sus diocesanos, dedicada al igual que las tres anteriores al análisis del texto constitucional desde la perspectiva de la fe cristiana. «Creo -dice- que todos los españoles conscientes y responsables debemos formularnos, con responsabilidad de futuro, la siguiente cuestión: ¿Cuál pude ser el porvenir si se aprueba esta Constitución y qué podría pasar si se rechaza?»El cardenal-arzobispo de Madrid manifiesta, en la misma línea moderada, ligeramente progresista y conciliadora, que adoptó la Comisión Permanente del Episcopado en su nota sobre el referéndum constitucional, hecha pública el pasado 28 de septiembre, que «lo que nosotros hemos de decidir con nuestro voto es si este proyecto de Constitución que se nos presenta, con los vacíos y ambigüedades que contiene, puede servir de base firme y segura para la convivencia en paz de todos los españoles y de marco para toda la legislación posterior».

El cardenal Tarancón afirma que es cierto que existen vacíos en la Constitución, afirmaciones ambiguas y aun palabras peligrosas.

Tras manifestar que en el referéndum no caben enmiendas a puntos determinados, sino que se pide un juicio de conjunto, el cardenal pregunta: «¿Puede permitirse España el lujo de alargar exageradamente el período constitucional, con los inconvenientes graves que ello lleva consigo?» «Ahora -añade-, cuando ya se ha anunciado el referéndum sobre la Constitución y sobre ese proyecto concreto de Constitución, el problema que se nos plantea no admite subterfugios, ni posturas radicales y maximalistas que podrían conducirnos a situaciones peligrosas. No tenemos más remedio que decidirnos en conciencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 1978