Gasca acusa y Soporta se defiende

La directiva del Askatuak presentó, en la Federación Española de Baloncesto, una denuncia contra el club Tempus, sustituto del Vallehermoso-Castilla. El club donostiarra se apoya en que los jugadores del Tempus son producto de una gestión federativa. Por tanto, sus jugadores no deberían pertenecer a un solo club que goza de esos privilegios porque sus dirigentes son también los de la Española. Fue José Antonio Gasca quien actuó de portavoz del club vasco. Pese a que oficialmente no figura en ninguna parte es sabido -según informó EL PAIS en su momento - que Raimundo Saporta es el promotor del Tempus. Surge entonces un enfrentamiento entre estos dos hombres del baloncesto. Miguel Angel Calleja habló don los dos y recogió sus puntos de vista.

La nota del Askatuak salió ayer en los distintos medios informativos. EL PAIS se puso en contacto con Raimundo Saporta para saber qué opinaba del tema. El ex vicepresidente del Real Madrid, vicepresidente de la Federación Española de Baloncesto y presidente del comité organizador del Mundial 82 de Fútbol, manifestó: «No entiendo este ataque. No sé a cuento de qué viene. El Vallehermoso, a raíz de la desaparición de Juventudes, estuvo a punto de desaparecer. Entonces lo acogió el Madrid bajo el nombre de Castilla. Lógicamente el Madrid no podía soportar este gasto". Se trataba de no dejar a estos chicos mendigando equipo y se buscó esta firma comercial para que no desapareciera el equipo. Siempre ha habido lamentaciones cuando un equipo desaparecía, y ahora que se ha encontrado la tabla de salvación que todos buscan en una casa comercial, lo censuran. Mire, quizá lo que le haya escocido al Askatuak haya sido perder por cuarenta puntos. Su denuncia o queja debería haberla presentado antes de la derrota. Ahora suena a pataleo. Además me temo mucho que los dirigentes del Tempus no deben de estar muy de acuerdo con eso de que el equipo lo pagan todos los españoles. Por otra parte, es absurdo tratarlo de profesional, ya que tiene uno de los presupuestos más bajos de Primera División. Insisto en que no entiendo este ataque ahora, cuando el Tempus es el mismo equipo que era el Castilla salvo un par de jugadores.»José Antonio Gasca insiste en que la actitud del Askatuak no es sólo suya, sino de la directiva. « La denuncia ha surgido después de nuestro partido con el Tempus, porque hasta ese momento no habíamos tenido oportunidad de constatar una serie de datos al observar el potencial del equipo. Ha sido entonces cuando hemos hecho las averiguaciones pertinentes para comprobar que se trata de una «convivencia» entre los presupuestos de un club y la Federación. Presupuestos que, por otra parte, nunca hemos llegado a conocer. »

Y Gasca, el hombre que ha hecho posible que el baloncesto guipuzcoano sea alguien en el ámbito nacional, expone sus razones: «Yo pregunto cuántos jugadores de ese equipo se han iniciado en Madrid, y después pregunto quién ha controlado las selecciones nacionales y el comité técnico, y cuál es el historial de esas personas. Esto evidentemente tiene una contestación clara y se llega a la conclusión de, que si el Tempus está jugando la competición de Primera División es como si la residencia Blume compitiese con los demás clubs de atletismo y natación, porque los jugadores del Tempus proceden de las concentraciones de selecciones que organiza el comité técnico, de operaciones alturas y demás que salen del presupuesto de la Española.»

Askatuak es de los pocos clubs que no tienen firma comercial. A este respecto, y refiriéndose al Tempus, Gasca puntualiza: «Gozando de todos esos privilegios, el esfuerzo económico que tienen que realizar las firmas es mínimo, ya que el gravamen que supone la formación de esos jugadores corre a menta de la Federación en esas concentraciones nacionales de las que proceden los jugadores.»

Le decimos a Gasca que es fácil, suponer no tendrá ninguna esperanza de que nada de esto prospere y que el Tempus seguirá jugando. Pero el inefable técnico donostiarra no se rinde y no pierde la esperanza: «Somos conscientes de que todas las personas que han abusado del poder político, económico y deportivo, o tendrán que cederlo o vendrá la guillotina moral o física. Como les suponemos inteligentes, esperamos que dejen jugar a todos antes de que la gente se tire al monte, y esperamos también que quienes están por encima de ellos tomen las medidas necesarias para que estas actuaciones sean consideradas como terrorismo institucionalizado y se impida que sigan produciéndose. »

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de octubre de 1978.

Lo más visto en...

Top 50