Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fórmula 1

Tyrrell recurre al dinero de los jóvenes para sobrevivir

El italiano Elio de Angelis acaba de firmar un contrato por el que se une a la escudería Tyrrell para disputar la próxima temporada de fórmula 1. El jovencísimo italiano, que pugnó en vano por lograr el segundo puesto del equipo Brabham (ayudado por el primer piloto del equipo, Lauda, que quiere crear una compañía aérea con el padre del piloto, y por los cuarenta millones de pesetas que ofrecía si se le admitía en el equipo), ha hecho una oferta a Ken Tyrrell. El manager de la escudería que lleva su nombre no ha dudado en aceptar.Desposeído el equipo Tyrrell del apoyo financiero del potente grupo bancario norteamericano que le sustentaba, y con la casi seguridad de verse privado también de la marca de gasolinas francesa Elf, la escudería británica veía de forma muy insegura su futuro. La marcha del piloto francés Depailler a Ligier, cansado del pobre rendimiento de los Tyrrell, que nunca llegó a poner suficientemente a punto, a la que puede seguir -si Ken Tyrrell libera de su compromiso- la del también galo Pironi, que firmaría por Renault, hace peligrar la continuidad de un equipo. que hasta no hace mucho era de los más potentes y prestigiosos del circo de la fórmula 1.

Para poder seguir en él, Tyrrell ha acudido a enrolar en su escudería a pilotos sin demasiadas condiciones, prestigio o palmarés, pero que puedan aportar al equipo, por el hecho de formar parte de él, dinero suficiente como para poder mantenerse.

Tal es el caso de De Angelis, que ha tenido que pagar casi veinte millones para poder correr. En situación parecida parece encontrarse el también,taliano Giacomelli, reciente triunfador del campeonato de Europa de fórmula 2, que tendrá que esperar a que Tyrrell se decida sobre el futuro de Pironi, aunque todo parece indicar que el francés irá a Renault y Giacomelli podrá entrar -pagando una cantidad parecida a la de De Angelis- en el equipo británico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de octubre de 1978