Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos de clase, contra la huelga de autónomos del taxi

Los trabajadores autónomos del taxi irán a la huelga estatal el próximo día 15 de agosto, en apoyo de una congelación de la concesión de licencias hasta que haya ayuntamientos democráticos que escuchen a las organizaciones sindicales representativas a la hora de conceder nuevas autorizaciones.Esta decisión fue adoptada por la Confederación de Autónomos del Taxi en una reunión celebrada recientemente en Madrid y a la que asistieron, como invitados, representantes de la federación de autónomos del taxi de la UGT y la Asociación Empresarial de Trabajadores Autónomos.

Sin embargo, y a nivel de Madrid, CCOO y UGT no apoyan la convocatoria de huelga, por no aceptar la representatividad de los convocantes de la misma. Estos sindicatos denuncian a la Confederación de Autónomos «por no haber hecho nada a favor de sus asociados, que tienen graves problemas, tales como la exclusión de la Seguridad Social plena, unas jubilaciones dignas y una jornada de trabajo humana y no de catorce horas como la que tienen en la actualidad».

Según CCOO y UGT, la convocatoria de huelga lanzada por la Confederación de Autónomos «es una muestra de oposición, por parte de un sector de ésta, a la concesión de 259 licencias pendientes de conceder a otros tantos asalariados».

Por su parte, el Sindicato Unitario también se opone, a la huelga, por entender que los asalariados deben disfrutar de la oportuna licencia para trabajar su propio taxi.

Además de la congelación de licencias, los autónomos favorables a la huelga -según declaraciones a EL PAÍS del presidente de la Confederación, Luis Fernández- piden que se concentren las competencias administrativas sobre los taxis en el Ministerio de Transportes se inicie inmediatamente la sustitución de las botellas de butano de los taxis que utilizan este combustible por depósitos fijos.

«El sector de taxi -explica Luis Fernández- no puede seguir indiferente ante la desestabilzación que está sufriendo con la concesión masiva de licencias. Madrid tiene ya 4,7 taxis por cada mil habitantes. mientras que en el resto de Europa la media es de uno por mil. A pesar de esta saturación, el Ayuntamiento continúa concediendo licencias. Todavía en el último pleno otorgó 141. Nuestra petición es que la concesión de licencias se congele hasta que exista una normativa y estudios serios que regulen su concesión.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de julio de 1978