Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un caso asombroso de afición

Ayer se hubiera llenado Las Ventas, a pesar de la lluvia torrencial. Hay que tener en cuenta que era la undécima corrida de feria. Once corridas consecutivas es, se mire por donde se mire, un atracón de toros -incluso para los muy aficionados- y, sin embargo, la expectación, aun con el mal tiempo, aun con la relativa o muy escasa calidad de los carteles, ha sido creciente en lo que llevamos de abono. Un caso asombroso.Cuando alguien dice que no hay afición a los toros seguramente es porque le ha faltado curiosidad para darse una vuelta por la plaza de Las Ventas en día de corrida. La evidencia es que sí hay afición; una gran afición en potencia, que sólo necesita para que acuda masivamente a las. plazas que exista autenticidad en el espectáculo.

El día en que haya garantías de que es habitual el toro en los ruedos, y de que los festejos se desarrollan con seriedad, la fiesta volverá a tener el máximo calor popular, a nivel (si no aún más arriba) que el espectáculo de mayores audiencias. El tirón cierto de la feria de San Isidro es ahora más firme, precisamente porque, pese a todos los manejos del taurinismo y sus fintas para colar el fraude, se está restituyendo en ella la emoción del toro.

La afición de Madrid ha demostrado estos días que es la primera del mundo. La intransigencia con que ha protestado el medio toro, el entusiasmo con que se ha entregado a los diestros cuando demostraban su torería, categorizan aquella condición. Y ha creado un ambiente, tantas veces duro, siempre apasionado, que configura la personalidad de la feria y de la plaza.

La actual empresa, en lo que resta de temporada, y aún más si continúa con el arriendo del coso, tiene aquí el elemento fundamental para poner la fiesta de toros en la cumbre. Con menos personalismos y más afición que hasta ahora podrá conseguido, y en muy poco tiempo. Siempre que no sea exclusivamente el dinero lo que le interese, lo cual es mucho suponer, pues los síntomas, hasta ahora, no son otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de mayo de 1978