Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
IX Congreso del Partido Comunista de España

Santiago Carrillo: "Que nadie espere que nos dividamos en leninistas y antileninistas"

"Hemos discutido, nos hemos apasionado, pero hemos demostrado que somos una piña para luchar por la política que acaba de aprobar este congreso. Que nadie espere que nos vayamos a dividir en leninistas y antileninistas. Todos somos comunistas, marxistas, revolucionarios y demócratas, y todos consideramos a Lenin como el más grande revolucionario de nuestra época y le seguiremos estudiando como a un maestro. Pero no nos dividiremos», dijo Santiago Carrillo en el acto de clausura del IX Congreso del Partido Comunista de España, celebrado ayer a las doce de la noche. Carrillo acababa de ser reelegido como secretario general, por unanimidad, en una reunión a puerta cerrada del nuevo Comité Central.

«Es claro que los debates no terminaran ya nunca en nuestro partido. Nunca seremos monolíticos ni tendremos un pensamiento único. Habrá una libre confrontación de ideas, tanto más libres cuanto más decididos estemos a luchar por la democracia y por este instrumento de la clase obrera que es el PCE», añadió. Carrillo hizo un llamamiento a las fuerzas de la cultura para que colaboren en la profundización del eurocomunismo, «para hacer más neta esta vía, que por ser nueva necesita un esfuerzo de elaboración».El secretario general hizo un llamamiento también a los militantes para que «vayan a la calle y, siguiendo el ejemplo de CCOO, ganen el apoyo de las masas». «En el partido discutimos -añadió-, pero no hay adversarios. Tenemos ahí una sociedad que conquistar para nuestra causa y hemos de emplear todas nuestras capacidades para atraer hacia nuestra política a las grandes masas de la población trabajadora e intelectual del país.» Carrillo aludió a «los compañeros socialistas» y a los demócratas en general como fuerzas que deben comprender la pOlítica de desarrollo y consolidación de la democracia. «La política de concentración no debe llegar cuando ya todo sea un desastre y ni ella pueda poner solución», afirmó.

«Salimos de aquí unidos y hermanados sobre una base política clara. sin heridas y sin reservas.de unos hacia otros -prosiguió-. Nuestro partido necesita a todos y no puede hacer el derroche de prescindir de ningún militante. Tenemos que esforzarnos por utilizarlos a todos y porque todos encuentren un trabajo dentro del partido que les satisfaga.»

Aludió más tarde al comentario de un periódico vespertino. en el que se afirmaba que el PCE no había cambiado porque no había prescindido del centralismo democrático. con el que se propone asaltar al Estado. «No nos proponemos ningún asalto -explicó-, porque no nos gusta rompernos la cabeza. Vamos a luchar por conquistar una alianza de las fuerzas del trabajo y de la cultura, un puesto hegemónico en la sociedad española. No renunciamos al centralismo democrático, que no tiene nada que ver con el centralismo burocrático ni con el que hemos tenido que aplicar en las épocas de clandestinidad. »

Santiago Carrillo se preguntó si UCD sería capaz de realizar un congreso tan democrático como el que clausuraba el PCE. «Es un orgullo la imagen que podemos ofrecer al pueblo: un partido joven fuerte y democrático. en el que están juntas nuevas y viejas oeneraciones.» Aludió a los miembros de la comisión de honor del Comité Central que se acababa también de elegir -siete veteranos- y afirmó: «Ellos son la representación de nuestra historia. historia que con sus errores Y sus defectos. reivindicamos para los comunistas españoles.»

Después de Carrillo, que fue largamente ovacionado, habló Dolores Ibárruri, cuya presidencia acababa también de ser confirmada por unanimidad. Pasionaria afirmó que esperaba que los acuerdos allí adoptados fueran llevados a las masas y que en poco tiempo se doblara la militancia del partido. «la única fuerza más progresiva del país». «Salud y energía para hacer ese trabajo, y que en el próximo congreso, antes de que nos hagamos demasiado viejos. tengamos en el PCE miles y miles de afiliados.»

Aprobado el informe del Comité Central

Previamente. a primera hora de la tarde el congreso aprobó por 898 votos a favor, 37 en contra y 51 abstenciones el informe del Comité Central saliente. que había sido leído el día inaugural. Mientras se procedía al escrutinio de los votos -ya la votación se prolongó dos horas más de lo previsto por problemas técnicos-. Ramón Tamames leyó una ponencia sobre política municipal y preparación de las elecciones. Afirmó que «ganar las elecciones es ganar la democracia», y se lamentó del poco apoyo que en la discusión ante las Cortes del proyecto de ley de las elecciones locales habían tenido los comunistas por parte del PSOE. «Votar comunista en las municipales es votar por que se acabe la corrupción». dijo más adelante.

Entre su intervención y la presentación del nuevo Comité Central y de las comisiones centrales de garantías y control y revisoras de cuentas, que también se eligieron ayer. los delegados organizaron un fin de fiesta improvisado en el que actuaron, cantaron y contaron chistes. La propia Pasionaria cantó, con una voz espléndida, una vieja canción revolucionaria que le fue agradecida con una estruendosa ovación y gritos de Dolores, Dolores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de abril de 1978

Más información

  • "La política de concentración no debe llegar cuando todo sea ya un desastre"