Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El futuro universitario, en manos de sus protagonistas

El deporte universitario en España está a punto de sufrir una gran transformación. La Federación va a desaparecer para que sean los propios universitarios los que lleven su propio deporte. Quizá para la próxima temporada funcione ya ese ente que sustituya a la Federación. Los pasos van despacio, porque se les quiere entregar a los universitarios algo que tenga ya vida, la suficiente como para que llegue lejos, no como hasta ahora. En la actualidad, tras demostrarse que una sola Federación, sin el apoyo del Ministerio de Educación, no soluciona todos los problemas, la situación es, una vez más, incoherente.Las conversaciones entre Federación, Consejo Superior de Deportes, Ministerio de Educación y universitarios son ya un hecho. El interés del CSD es desentenderse de los deportes que puedan funcionar como asociaciones, al estilo del escolar o militar, y entre ellos se encuentra el universitario. Esto no quiere decir que en un principio se retirase la subvención. Benito Castejón prometió que seguirían contando con los sesenta millones de presupuesto, pero quiere que el Ministerio de Educación también coopere en lo que pueda en los primeros años, hasta llegar a un 50% cada uno de los dos organismos.

En el deporte universitario está aún casi todo por hacer. El muro insalvable ha sido casi siempre la autoridad académica y la marginación a que el Ministerio de Educación ha sometido al deporte.

De cualquier manera, la desaparición de la Federación del Deporte Universitario no va a arreglar todos los males. En el sentir general está el que no se sabe exactamente a dónde se quiere llegar.

El organismo que sustituya a la Federación quizá pudiera conseguir algo si el deporte universitario pasara del Consejo Superior de Deportes al Ministerio de Educación. La posibilidad que resta es que la autoridad académica forme, parte activa de lo que va a regular el deporte en la Universidad. Este deporte necesita una continuidad, pues el paso de los deportistas por los clubs es fugaz. Si esta continuidad sufriera un parón, desaparecería el deporte universitario como tal, puesto que su objetivo está en ser la cantera de los futuros deportistas de clubs.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de febrero de 1978

Más información

  • Una Asociación vendría a sustituir a la actual Federación