Se estrecha el cerco sobre los presuntos asesinos de los Viola

Fuentes oficiales señalaron a EL PAÍS el carácter aislado del atentado contra el matrimonio Viola-Tarragona, mientras precisaban que, en su opinión, el grupo actuante no está en absoluto en condiciones de repetir actualmente otra acción criminal de ningún tipo.Como dato muy significativo, indicaron las fuentes, es de precisar que el grupo asesino no contó con este caso, contrariamente a lo sucedido en el asesinato del señor Bultó, con lo que se denomina un comando de protección, consistente en un grupo armado que permanece en los alrededoresdel hogar asaltado para proteger la huida de los asaltantes directos.

Ello abundaría en la convicción de que el grupo asesino era muy reducido y no contaba con ninguna ayuda exterior al mismo. Este dato podría facilitar su detención.

EL PAÍS ha sabido en fuentes oficiales que los asesinos del matrimonio Viola acudieron a come-ter su crimen en coche, el cual dejaron aparcado en un parking próximo al domicilio de los asesinados.

Se da la circunstancia de que a uno de los asesinos le cayó al suelo la pistola que portaba cuando salíadel coche para ir a cometer el asesinato. Este hecho fue visto por un testigo presencial, el cual ha declarado ya a la policía. Después de cometer el crimen, los asesinos abandonaron el fugar de los hechos en el automóvil que permanecía en el parking. Pasteriormente otra persona, posiblemente ya identificada, se interesa por aquel coche cuyas características son conocidas. Todo ello hace prever un feliz desenlace de las investigaciones en curso.

Los grupos ultranacionalistas catalanes que en el pasado reciente reclamaron la amnistía para los presuntos asesinos de José M. Bultó no pueden ahora hacer otra cosa que condenar este segundo y doble asesinato. También es visible ahora un tratamiento equilibrado del tema en la prensa catalana, uno de cuyos órganos -A vui- se había hecho eco muy destacado, en su día, de las posturas que reclamaban la liberación de los implicados en el caso Bultó.

En cuanto a análisis de orden político, es de destacar el llevado a cabo en una intervención pública de Jordi Pujol. Frente al riesgo de una situación a la italiana, Pujol reclamó un frente unido de todas las fuerzas sociales y políticas para acabar con el terrorismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 28 de enero de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50