Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación contará con 15.000 millones de pesetas de presupuesto en 1978

A un total de 15.000 millones de pesetas asciende el presupuesto con el que cuenta para este año la Diputación Provincial madrileña, según se aprobó ayer en el curso de un pleno extraordinario. Previamente, la Corporación habla celebrado otro pleno, con carácter ordinario, durante el que se registró una fuerte tensión por el desacuerdo de varios diputados con el procedimiento usado por el presidente de la Diputación para nombrar a Julio Marcos de Lanuza representante en el Consejo General de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad.

El punto más importante era la aprobación de los presupuestos. A la cantidad arriba mencionada habrá que añadir después el presupuesto de cooperación procedente de los pueblos de la provincia y el Estado. Una vez finalizado el pleno, el presidente de la Diputación, señor Castellanos, explicó que la cantidad no era suficiente para poder afrontar los gastos de la Diputación, y que habría que aplicar una serie de medidas restrictivas, tales como «reducir el número de admisiones de enfermos psiquiátricos, el incremento de las cuotas que en estricta justicia corresponda satisfacer a los residentes de las "ciudades de ancianos" y otras similares». Respecto al papel de la Administración central a la hora de contribuir a los presupuestos, aseguró que se realizarían gestiones en los Ministerios del Interior, Sanidad y Seguridad Social para conseguir ayudas y aportaciones. Según el señor Castellanos, el argumento que utilizará para conseguir esa ayuda económica se basará en que la Diputación madrileña atiende las necesidades de un alto número de personas que proceden de otras provincias.

Finalmente, dentro del capítulo de presupuestos, se refirió a que la mayor parte de los 15.000 millones de pesetas serían destinados a servicios para la provincia.

Tensión por el "personalismo" del presidente

La propuesta del presidente de la Diputación consistente en designar a Julio Marcos. de Lanuza, concejal de Ciudad Lineal, como miembro integrante del Consejo de Administración de la Caja de Ahorros, causó una fuerte tensión entre la Corporación. El primero en intervenir fue el señor López Mayá quien, tras aclarar que no tenía nada concreto contra el señor Marcos de Lanuza, quería que el punto se retirase del orden del día, por estar en desacuerdo con la forma en la que el presidente había llevado el tema. Tras dos intervenciones más en el mismo sentido, el pleno se suspendió durante diez minutos, a fin de que los diputados deliberasen sobre el conflicto. Terminado el plazo, la confusión era mayor. Junto al presidente habían colocado una urna, pero cada cual parecía tener una idea distinta sobre lo que se iba a votar. El señor García Moreno tomó la palabra para decir que el presidente debía consultar con el resto de la Corporación decisiones de este tipo. La respuesta del señor Castellanos, en un fuerte tono de enfado, fue que el mismo procedimiento se había llevado a cabo otras veces y que el señor García Moreno no había puesto ninguna objeción. Finalmente, el asunto terminó cuando el señor Buceta consideró conveniente señalar el desacuerdo por el procedimiento y aceptar a Julio Marcos de Lanuza, punto con el que finalizó el pleno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1978

Más información

  • Algunos diputados acusaron de "autoritarismo" al presidente durante el Pleno