Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Sólo exigimos a nuestros invitados respeto al pasado y rigor"

El pasado día 14 el Club Siglo XXI abrió sus puertas- por primera vez en su historia a una personalidad política marxista: Enrique Tierno Galván. En el programa del curso se incluyen también las intervenciones del secretario general del Partido Comunista de España (PCE) y del secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), medida que ha provocado toda clase de reacciones, favorables y desfavorables. Antonio Guerrero Burgos, presidente del Club, lo define: es tribuna apartidista, que sólo exige a sus invitados respeto a la legalidad y al pasado y rigor.

EL PAIS: El Club Siglo XXI, -que usted preside, nació como tribuna de la clase política del anterior régimen. ¿Se puede decir que ha evolucionado al mismo ritmo que esa clase política?- Antonio Guerrero Burgos: El Club Siglo XXI no nació como tribuna de ninguna clase política, sino como una institución cultural que entiende la política como un bien de esta naturaleza, al servicio de España, con una clara visión de futuro y con los ojos puestos en una transición sin traumas, que condujera a España hacia una Corona que, desde su misión arbitral y conciliadora, diera a España la paz, el orden y entendimiento que ésta y su pueblo merecen.

Y respecto a la, segunda parte de su pregunta, creo de verdad, que lo que ha evolucionado no es una clase política, sino algo más importante: El pueblo español.

EL PAIS: ¿La apertura de esta tribuna a personalidades como Santiago Carrillo y Felipe González responde a un nuevo planteamiento formal del Club, es decir, su definitiva apertura a todas las fuerzas políticas reales del país, o es simplemente el reconocimiento personal de estos dos. políticos?

A. G. B.: El Club ha considerado que el tiempo que nos ha tocado vivir supone una necesidad de ampliar el espectro de personalidades que ocuparan su tribuna, cumpliendo con ello su finalidad de ser plataforma de expresión de ideas, de análisis y de soluciones, a la vez que, libre de compromisos con opciones políticas concretas, facilita a sus socios información bastante de la realidad socio-política que representa la España actual, por creer que, en este momento, es, necesario conocer y oír todas las opiniones, para mejor formar el criterio de lo que como ciudadanos podemos y debemos hacer.. Queda claro que la presencia en nuestra casa de las personas a que usted alude, no socios de nuestro Club, lo es en función a cuanto representan en las fuerzas políticas del país, presencia que deberá contribuir a esa voluntad de entendimiento, de aproximación y de conocimiento, de la que tan altas pruebas está dando Su Majestad el Rey don Juan Carlos I.

Sin que haga falta que yo le aclare, por supuesto, que ni la concurrencia de estas personas supone identificación alguna en política específica, ni para ellas ni para el Club, ni a niveles personales, pacto o transacción ideológica. Se trata, como queda dicho, de un deseo de reflejar en nuestra tribuna la realidad plural de la política española, y esa realidad es, evidentemente, múltiple, diversa y variada.

EL PAIS:¿Tiene algunos límites la intervención de los conferenciantes en la tribuna del Club Siglo XXI?

A. G. B.: Por supuesto, los que se desprenden del respeto a la unidad de España, a la Corona, a las Fuerzas, Armadas, así como -las lógicas exigencias de rigor, -altura, respetuosidad a los demás, solvencia en la expresión, y la elegancia del respeto a un pasado que ya cumplió su fin, en el que indudablemente existen logros que es necesario mantener; cuanto antecede y la fe en un futuro de España en paz constituyen los pilares que unen a cuantos nos honramos en pertenecer a este Club, y por ello deben ser objeto de consideración por quienes ocupen su tribuna.

La Oposición ocupó antes esta tribuna

EL PAIS: ¿Cómo ha sido acogida por los socios del Club la invitación a Carrillo y González? A. G. B.: El Club es una colectividad individualmente heterogénea de cerca de un millar de socios, cuya libertad personal y de conciencia el Club respeta y garantiza en todo momento. Socios que conocen muy bien que el Club, desde su fundación, es un centro de diálogo constructivo, que se ha movido y se mueve dentro de los límites de la legalidad, extremo que así está acordado con reiteración. A nadie debe extrañar, pues, la actuación informativa en su tribuna de quienes están dentro de la ley. Y los socios del Club Siglo XXI saben muy bien que esta casa no ampara ninguna opción política concreta, como también saben que la libertad de todo! es algo que este Club ha garantizado y respetado en todo momento. Lo único que me extraña es que, en relación a una lista de setenta conferenciantes, concrete su pregunta sólo a dos. Por otra parte, su pregunta parece envolver algo así como la afirmación de que lo que se dio en llamar Oposición hubiera llegado este curso por vez primera a la tribuna del Club Siglo XXI, cuando hace años que la han ocupado algunos de sus hombres. Y a este respecto, ya le he dicho que el Club realiza una función de información y análisis de la realidad de España, y ésta no quedaría cumplida si no oyésemos a cuantos, por voluntad popular, tienen algo que decir y hacer en este país. Y, sobre todo, porque creo que los socios del Club tenemos el sereno convencimiento de que España sólo saldrá adelante con el esfuerzo de todos, y que si bien las creencias e ideologías personales no son transigibles, existen infinidad de problemas no ideológicos de interés común.

EL PAIS: Nos interesaría conocer su trayectoria política personal y si el hecho de ser militar le ha condicionado en algún momento.

A. G. B.: Yo no tengo trayectoria política, me honro en pertenecer a las Fuerzas Armadas, y por tanto mi trayectoria es lineal: soy un hombre de la paz de Franco, monárquico de siempre, porque me lo enseñaron mis padres, por sentimiento y por convencimiento. No he ocupado nunca un cargo político, creo haber sido siempre comprensivo y respetuoso con las ideas de los demás y haber practicado a ultranza esa neutralidad política multidireccional que a todo militar nos viene impuesta. Mi pertenencia al Ejército no me ha cqndicionado nunca ni ha condicionado nunca al Club Siglo XXI.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de octubre de 1977

Más información

  • El presidente del Club Siglo XXI ante el nuevo curso