Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La Vuelta a España termina en Miranda de Ebro

En Urquiola, victoria de Nazábal

Definitivamente, la Vuelta terminará en Miranda de Ebro. La última etapa, en principio Urquiola-San Sebastián, en dos sectores, ha sido sustituida por Urquiola-Miranda de Ebro, de 102 kilómetros y con un solo sector en línea. Por lo que respecta a la de ayer, con llegada al alto de Urquiola, no decidió nada. Ganó Nazábal, pero Maertens, que fue cuarto, apenas perdió tiempo. El intento de victoria de Ocaña, que rodó mucho tiempo en solitario, fue la noticia de la etapa.Poco antes de la hora de la salida, los organizadores dieron a conocer su decisión definitiva de establecer Miranda de Ebro como punto de llegada final de la Vuelta. La última etapa se disputará en un solo sector, en línea.

La etapa de ayer se caracterizó por el despertar de Luis Ocaña, que fue el animador de la jornada. Desde muy pronto intentó la escapada. Ganó la primera etapa volante del día, en Munguía. Por el alto de Morga, de tercera categoría, pasó el primero Pedro Torres, seguido de Nazábal y de Mendes. Es a partir del kilómetro 4.5 de carrera cuando Ocaña lanzaría su gran ataque, que le permitiría ganar la meta volante de Arteaga, los altos de Ereño y Molloy, de: tercera los dos, y el de Trabacúa, de segunda categoría. Ocaña llegó,a contar con una ventaja de 2-48, pero a quince kilómetros del final de la etapa -disputada bajo fuerte lluvia en todo su trazado- fue alcanzado, tras sufrir una avería mecánica. Hubo un reagrupamiento general a nueve kilómetros del alto de Urquiola, en que estaba situada la meta, y a partir de ahí se desencadenó la batalla, que apenas tuvo consecuencias. Perletto y Nazábal llegaron en cabeza, escapados, con victoria al sprint del español. Tras ellos, a sólo quince segundos, llegaron Perurena, Maertens y Thaler. Lasa fue octavo, a cinco segundos de Maertens. En cuanto a Ocaña, desfondado al final, entró en el puesto número treinta, a cuatro minutos largos del vencedor de la etapa. El Urquiola, pues, como antes El Formigal, no ha servido para romper las posiciones. Maertens se ha mantenido firme, ayudado a ello por la debilidad de losataques que ha sufrido, y tras el paseo de mañana se proclamará salvo catástrofe imprevisible, vencedor de la vuelta. En la lucha por equipos, Kas, con las posiciones de hoy, se ha apuntado nueva y definitiva ventaja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de mayo de 1977