Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Parece confirmarse el suicidio de Waldo de los Ríos

La muerte del compositor Waldo de los Ríos continúa siendo estudiada por la policía a pesar de que las últimas investigaciones parecen confirmar la hipótesis de que se trató de un suicidio y no de un asesinato como algunos de sus amigos y conocidos pensaron en un primer momento.Tal como informaba EL PAIS ayer, sobre la cama del fallecido se encontraron cuatro fotos de un joven posteriormente identificado y de quien, en medios policiales, no quisieron dar los datos personales. A pesar de ello, un redactor pudo saber, en fuentes competentes, que el joven había sido llamado a declarar durante la mañana de ayer y que por sus manifestaciones tomaba más fuerza la idea de un suicidio. También se logró saber que el joven no era homosexual, como se había dicho ante la vida que últimamente llevaba el músico, sino que únicamente le unía al súbdito argentino una gran amistad.

Otro de los puntos sobre los que se apoya la hipótesis de que se quitó la vida fueron sus mismas declaraciones, minutos antes de las once de la noche cuando Waldo de los Ríos llamó a un amigo, con el que había quedado a cenar, para decirle que no le esperara ya que se iba a suicidar.

Autopsia del cuerpo

Durante la mañana de ayer fue practicada la autopsia del cadáver del compositor en el Instituto Anatómico Forense. Aunque se desconocen los resultados parece que el número de disparos que le produjo la muerte fueron dos. Sin embargo, y a pesar de que amigos del fallecido hablaron de cinco disparos, tal afirmación podría haber sido hecha en base al número de impactos encontrados en la pared de su habitación.Técnicos en balística habrían informado que los cartuchos usados, de postas, podrían haber provocado tales impactos al mismo tiempo que le destrozaban el lado derecho de la cabeza. La crispación de la mano habría permitido el disparar un segundo disparo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de marzo de 1977