Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El déficit del Moscardó supera el millón de pesetas

Como es sabido, la marcha del Moscardó en la presente campana está resultando auténticamente mala. El equipo arrastra siete negativos y no parece levantar cabeza. El pasado domingo, al término del encuentro frente al Calahorra, un grupo de aficionados increpó duramente por espacio de unos veinte, minutos al presidente de la entidad, señor Valero. Este, ante la situación planteada, dialogó en su despacho con unos diez socios, a los que expuso la verdadera situación del club. El Moscardó cuente con un presupuesto de unos siete millones de pesetas y con unos 11.200 socios. Las taquillas este año pueden calificarse de raquíticas, por cuanto los aficionados han dejado de asistir a los partidos del equipo de Usera en gran número. Si a esto, añadimos que algunos de los socios, cerca de trescientos, no han pagado algunas de las mensualidades, resulta comprensible el déficit económico del club, que en estos momentos supera el millón de pesetas. El aspecto deportivo es fiel reflejo del económico. Ya la pasada semana el entrenador del conjunto de Usera, Sánchez Fortún, puso el cargo a disposición de la directiva, que no se la aceptó. Pero a la vista de los acontecimientos del domingo, volvió a presentar la dimisión, que le fue aceptada, haciéndose cargo de la dirección técnica del mismo su jugador Valbuena I. La vuelta de Fortún está supeditada a que la situación deportiva, al menos, cambie y las circunstancias por las que atraviesa el equipo mejoren.

Pegaso

En cuanto al asunto de la asamblea del Pegaso, el recurso presentado por la directiva del señor Crespo se ha desestimado. El Comité Jurisdiccional de la Española dio, por fin, validez al sorteo de la Castellana. Oficialmente la directiva del Pegaso no sabe nada, aunque en el caso de que la comunicación oficial llegue, el señor Crespo piensa seguir adelante con su postura y presentar un nuevo recurso a la DND, avalado por unas seiscientas firmas de socios que siguen sin admitir el reconocimiento de los cien, primeros socios del club, que figuran en el famoso y cacareado libro del lápiz, como tales. Otra de las razones expuestas por la directiva del Pegaso es la de que el primer día de la admisión de socios por parte del club se efectuaron unas seiscientas inscripciones, por lo que no se puede determinar el número de orden. El asunto seguirá trayendo cola, por cuanto parece que lo reglamentario es que una vez conocido oficialmente el fallo del Comité Jurisdiccional de la Española, se cuenta con un plazo de ocho días para convocar una junta general extraordinaria cuyo único orden del día será la elección del presidente.

En otro orden de cosas hay que decir en tomo al problema suscitado entre Félix Rodríguez y el propio Pegaso en cuanto a lo que el club debe al entrenador, cesado en la quinta jornada, que según. el propio señor Crespo, el club ha abonado sus haberes al entrenador hasta el día 30 de marzo, por lo que de acuerdo al contrato se le han de pagar los meses de abril, mayo y junio. El directivo pegasista se basa para ello en unos recibos firmados por el señor Rodríguez de acuerdo con el anterior presidente, Luis González Herrero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 1977

Más información

  • Difícil situación del club de Usera