Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La monarquía británica celebra hoy su primer jubileo sin imperio

Los ingleses celebran hoy con la misma tranquilidad que su soberana las bodas de plata de Isabel II con el trono. Las Fiestas principales del presente año jubilar se efectuarán durante los meses de mayo y junio, cuando se reúnan en Londres los jefes de Estado de la Commonwealth y cuando el tiempo permita los festivales al aire libre que se han programado.Hoy, la reina Isabel asistirá a una misa con su familia en la residencia real de Windsor. El tono de intimidad con que la soberana va a conmemorar la ocasión contrasta con el gran despliegue informativo de los diarios. Para The Times, los cambios que desde 1950 a esta fecha se han producido en el mundo y en el propio reino que ella encabeza no han cogido desprevenida a la sucesora de Jorge VI. A lo largo de esos cambios rápidos, la reina ha adaptado y modificado el estilo de su monarquía para hacerlo compatible con las nuevas condiciones de vida.Celebramos, dice el diario independiente de Londres, no sólo a, una reina popular, sino a una mujer cuya vida privada como esposa y, madre de cuatro hijas ha sido tan triunfante como su propia monarquía.

Para los ingleses, que en su inmensa mayoría contemplan a la monarquía como una institución nacional incuestionable, estas bodas de plata van a resultar una posibilidad de estudiar las condiciones en que sigue funcionando este inapreciable tesoro. Tenemos que congratularnos, decía ayer en su comentario uno de los autores del número especial de The Times, por el modo en que la monarquía sigue actuando como símbolo supremo de unificación del país.

La concentración de los principales actos de este año jubilar en la época de la conferencia de la Commonwealth responde a la voluntad de la soberana de darle la máxima importancia a esa reunión de los jefes de Gobierno de las antiguas colonias británicas. Once países de la Commonwealth. entre ellos Canadá tienen a Isabel II como a su jefe de Estado, y todos los componentes de la organización la reconocen como cabeza de la Commonwealth.

La significación que la reina le concede a esa agrupación de países se reflejará en la serie de viajes que Isabel II va a realizará partir del miércoles, que será cuando comience su visita a Extremo Oriente.

La conexión de Isabel II con el antiguo imperio viene desde su propio ascenso al trono en 1952 en que había todavía soldados británicos luchando por mantener sus posesiones en Chipre y en Kenya, y había colonias británicas en Asia y en América. Este será, pues, el primer jubileo real de la época moderna y posimperialista. Por esta razón se le ha querido dar un contenido más íntimo y social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de febrero de 1977