Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ortiz Aquino queda apartado del equipo

Tres nombres de los que se ha hablado estos días en Barcelona y también en España son Ortiz Aquino, Johan Cruyff y Cor Coster. Vayamos con el primer nombre, Ortiz Aquino. Con respecto a él, su situación actual es que se entrena al margen de la plantilla españolista. Lo hace individualmente a las órdenes directas del segundo preparador del equipo, Mauri. Está suspendido de empleo y sueldo, y su sanción, pendiente de lo que determine en su momento la Federación Española de Fútbol. El presidente, Manuel Meler, llamó hace dos días al capitán del equipo Pedro de Felipe, y le comunicó que comunicara al resto de los compañeros de la plantilla que esta vez el club va a llevar el asunto hasta sus últimas consecuencias, en bien de todos y de la disciplina que debe reinar en la plantilla.Segundo punto: Johan Cruyff. Hoy reaparece en Sevilla, en partido televisado en directo y en color. La presencia de Cruyff va a ser polémica porque el entrenador Rinus Michels no sabe a quién sacar del equipo. Hasta el punto de que comunicó ayer que no presentará la alineación definitiva hasta minutos antes de que comenzara el partido, y que prefiere decir él directamente al interesado que no vaya a jugar que no se entere a través de la prensa. En todo caso, la duda está entre Heredia o tal vez Ciares. Uno de los dos dejarán su puesto para que lo ocupe el capitán y figura Cruyff.

El tercer nombre es Cor Coster, y está directa e indirectamente relacionado con Johan Cruyff, tambien. Ustedes recuerdan el gran escándalo formado hace unos días por unas supuestas declaraciones del jugador a los medios informativos holandeses, declaraciones que luego fueron desmentidas rotundamente por el jugador en Barcelona. Pues bien, el club azulgrana quería romper toda la serie de contactos que tiene con el suegro Cor Coster, y si de momento no lo hace, es debido a que el propio Johan Cruyff ha intercedido para que esto no suceda. Pero se le ha comunicado un serio aviso al manager holandés, en el sentido de que, en adelante, cuando haga alguna declaración, no mencione el nombre de su yerno, y hable tan sólo por su cuenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de enero de 1977