Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Autocrítica de Cunhal en el congreso del PC portugués

La reafirmación de la «necesidad de la alianza de socialistas y comunistas» y una autocrítica parcial son los aspectos más importantes del informe de Alvaro Cunhal al VIII Congreso de su partido que comenzó hoy en Lisboa. Más de seis mil personas, entre delegados, invitados y delegaciones extranjeras, manifestaron también su apoyo a la reforma agraria y saludaron calurosamente a las delegaciones de los países del Este, especialmente a la soviética, que preside Boris Ponomarev.Ante 1.200 delegados, Cunhal recordó que sin «representación del Partido Comunista en el Gobierno, las clases trabajadoras no participan en el ejecutivo», pero indicó que su partido no realizará un a política de «oposición sistemática» al Gobierno socialista. Entre los errores cometidos por el partido en los dos últimos años, Cunhal señaló «el sectarismo», la realización de «algunas alianzas equivocadas», el abandono del trabajo en las clases medias, sobre todo en el Norte» y la «cesión ante las ideologías izquierdistas». Asimismo, Cunhal se autocriticó por «el análisis defectuoso de la correlación de fuerzas entre los militares».

El informe, de dos horas y media de duración, será discutido ahora por los delegados, que durante los tres próximos días estudiarán también las diversas tesis presentadas al congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de noviembre de 1976